DRAGON BALL Z: LA BATALLA DE LOS DIOSES

CON SPOILERS

¿Pero qué cojones esperábais? No, en serio. ¿Qué-demonios-estábais-esprando? Si algo malo ha tenido Dragon Ball de siempre han sido sus ovas, sobretodo los últimos 7-8. Todos ellos seguían el mismo esquema e incluso con un mismo ataque final. Aburridos, sosos y con malos que sino eran estereotipos fáciles eran un derivado-copia-hermano de alguno de los conocidos. Léase el hermano de Freezer. Y bueno, ya ni os cuento Dragon Ball Evolution, algo que en la vida le pienso perdonar a Toriyama. 

Ahora bien, me pongo a ver Dragon Ball: La Batalla de los Dioses y ya no sé si es que iba condicionado por tanto comentario mal y notas peores, así como lo terribles que eran las últimas pelis que me encuentro con que... me ha gustado. A ver, no estamos hablando de la película definitiva, ni el anime perfecto ni lo que siempre hemos querido, pero coño, no está tan mal y, para nada, es tan predecible como puede ser de buenas a primeras. 


Empecemos por los personajes: Goku y compañía son los de siempre, no hay que buscarle los tres pies al gato, AUNQUE, es la actitud de Vegeta ante el guantazo que se lleva Bulma lo que me sorprende, pero para bien. Más me sorprende la gente enfadada porque Vegeta no actuaría así... O sea, un tio que lleva ya como 10 años en la tierra liado con una humana que es la única que le ha dado cariño (aparte de las hostias de Goku) y el tio no se va a enfadar? Digo yo que sí, pero luego tomando un café lo discutimos. Sin embargo, son los "malos", Bills y Wiss, quienes me han fascinado y me han dejado con las ganas de más. Tenemos ni más ni menos que a dos guerreros nivel DIOS que son ¡unos foodies! XD Me parto la caja. Y no sólo eso sino que, al final del ova, nos sueltan que hay más, más fuertes y en otras dimensiones o universos alternativos ¡¡O_O!! ¡Toma ya! Pues que queráis que os diga, ojalá desarrollasen eso algún dia, aunque fuera en otra peli.

La historia, es simple y a su vez no la que esperamos, ya que por mucho Goku nivel Dios (pese a videl emarazada jejeje, qué chorradica eso la verdad, lo del número de guerreros me refiero, mucha casualidad) y demás, esta vez encuentra un rival que, de buenas a primeras, no puede superar ni por mucho que entrene, con lo que tiene que rendirse. Como ya hizo con Célula. Que vale, que molaría que Goku ganase y tal, pero por una vez que hacen algo diferente pues creo yo que no está mal aplaudirlo si está dentro de la "lógica" de la serie.


Y, lo mejor para el final: la animación. Joder, si es que por muy mala que hubiera sido la película se me cayó la baba con la pelea entre el gato lila ese y Goku: los puntos de vista, los movimientos, el color, todo, fue una auténtica pasada y una gozada que vi una y otra vez.

Así que ala, a esperar a la próxima. Porque la va haber, fijo.

Las brujas de Westwood

Veréis, mi problema es que no me asusto facilmente y en cuanto a terror he visto y leído todo lo habido y por haber, con lo cual os puedo asegurar que Las Brujas de Westwood de El Torres ha sido, una vez más, una grata sorpresa. 


El Torres nos presenta, en esta ocasión, a Jack Kurtzberg (me quedé con las ganas de preguntarle si era un homenaje, supongo que sí), un famoso escritor que, a raíz de la muerte de su hermano y su bloqueo creativo decido regresar al pueblo que lo vió nacer: Westwood. Sin embargo, aunque todo parece seguir en su sitio, todo ha cambiado, el pueblo ha cambiado, las personas han cambiado, sus mujeres han cambiado... y se han convertido en unas terribles y sanguinolentas brujas que dominan no sólo la ciudad sino a todos sus habitantes.  Ahora bien, lo que para ellas iba a ser un simple "juego" con su recién llegado vecino se coniverte de pronto en... una pesadilla.

Para empezar, las brujas están de moda y un escritor como El Torres no podía dejar escapar dicha oportunidad, algo que ha sabido aprovechar y, además, engrandecer. De hecho, cuando una persona se dedica a un género en concreto es difícil no caer en clichés, repeticiones o "trucos de profesión" y, que queréis que os diga, NO es el caso del guionista de Las Brujas de Westwood. Algo de lo que todos los que intentamos dedicarnos a esta profesión deberíamos aprender. 


Ahora bien, si algo necesita un tebeo de terror es una base gráfica importante, y más que una base, los lápices de Abel García y Ángel Hernández van de la mano con el guión. Abel tuvo que adaptar su estilo en tambores y ahora, por fin, ha podido desatarse como sólo él sabe y como todos queríamos ver. Su lápiz y su línea manchada son ideales para una historia de este tipo. Lápices que Ángel Hernández toma como relevo y, no sólo se adapta a Abel sino que además aporta su estilo personal que, todavía más, ayuda la historia. Los juegos de sombras son algo muy importante en estos casos y Hernández lo domina a la perfección. ¡Quiero ver más de estos dos! Y aquí no acaba la cosa, ya que Conrado Martín me recuerda que Esther Sanz hace un magnífico trabajo con el color en las páginas de Ángel sin que el tebeo pierda unidad.

Parece que me deshago en halagos, pero ¿sabéis cuando esperáis algo con ganas y luego no os defrauda? Pues eso, uno no puede estar más orgulloso de ver en nuestro país un producto publicado internacionalmente y cuyo elenco está formado por cuatro autores españoles a los que, no solo respeto sino que admiro y que, además, podemos leer a un precio, en mi opinión, cojonudo.

SANDÍA PARA CENAR, la primera genialidad larga de Javi de Castro

No muy a menudo, por desgracia, aparecen pequeños genios, quienes realizan grandes proezas. Genios del deporte, genios de las mates, e incluso, genios de los tebeos: Javi de Castro es uno de ellos y, hasta ahora, sólo podíamos haber disfrutado de su talento en ilustraciones, webcomics flash o relatos cortos. Sin embargo, a todos aquellos que os preguntábais cómo se desenvolvería en una novela gráfica creo que Sandía para cenar es la respuesta a vuestras dudas.

Sandía para cenar nos narra la cotidiana historia de Rubén, un joven que se ha independizado y que hace poco dejó a su novia pero que mantiene un trabajo rutinario y unos pocos pero buenos amigos. Sin embargo, dicha tranquilidad se trunca el dia en que Rubén se da cuenta que, la Sandía que hace tiempo que tiene y no ha comido, empieza a... volverse una persona. Y no justamente en el mejor compañero posible que digamos: es vaga, alcohólica, le roba dinero, etc.

Javi de Castro ha conseguido con su tebeo algo temendamente difícil y que me recuerda mucho a Haruki Murakami, y es lograr que lo normal y la ciencia ficción se den la mano sin necesidad de convencer al lector, consiguiendo que lo anormal y diferente forme parte de la vida diaria y cotidiana de los personajes sin espantarnos al resto. En definitiva, un tebeo que, no sólo tiene un precio cojonudo, sino que me parece que es el comienzo de algo muy, muy grande que hay que seguir a partir de ahora porque, almenos lo que es yo, me he quedado con ganas de más.


THE TINKERBELL ¡El spin-off de Beartoncity!

Hace tiempo ya aventuré (porque el muy %&$# no me suelta ni prenda de la saga) que Beartoncity era un universo que daba para muy mucho, tanto en personajes como en localizaciones como en historias, y Daniel Mainé no ha desaprovechado esa oportunidad y se ha lanzado de lleno, con el beneplácito de Diábolo Ediciones, a publicar un spin-off de la saga beartoniana que, en mi opinión, me ha parecido un gran acierto.  No digo nada que no se sepa cuando digo que me une una gran amistad con su autor, pero leñe ¡cuando un tebeo es bueno, es bueno, cojones! Y eso es lo que ocurre con su última publicación: The Tinkerbell.

The Tinkerbell, que os recuerdo a todos que comenzó como webcómic, transcurre entre el n.1 y el n.2 de Beartoncity (de un total de 8!) y nos cuenta las hazañas de César, un periodista de éxito que después de ser despedido es contratado por Teddy Wright para realizar lo que aquí sería un Callejeros Viajeros pero con todo el universo de Beartoncity. A partir de ahí, César reúne a un pequeño grupo de reporteros, cámaras y demás con los que se lanza a la aventura para descubrirnos a todos lo grande, maravilloso, divertido y misterioso que puede llegar a ser el mundo de Bearton: desde Nasgard hasta Heteronia, pasando por la Ruta 69 y demás ciudades y regiones donde conoceremos a los más variopintos personajes, tales como el Vespero Fantasma.


Sin duda alguna The Tinkerbell era necesario, era necesaria una guía de un mundo tan grande y tan importante por descubrir para el lector que, no sólo se va a reir de lo lindo, sino que conseguirá situarse dentro de las aventuras de la saga principal y comprender el meollo en el que se encuentran los "osos" así como las políticas y las opiniones que rigen tan variopinto mundo. Todo ello aderezado con algo tan importante como... ¡el origen de los osos de peluche con vida! Y hasta aquí puedo leer.

En resumen, mi compadre Mainé ha demostrado (una vez más) que el humor gay es sano y compatible con cualquier tipo de historias, una vez más, aptas para todos los públicos y con un seguido de bromas, frases dichas y demás situaciones que no harán sino que dejar que termines el tebeo carcajada tras carcajada. Humor que no está reñido con el sexo pero que tampoco lo necesita y que, en mi opinión, es el más divertido de los tres libros. Una gran vuelta de tuerca en un mundo lleno de "osos", heteros, superhéroes, barrigas e incluso caras conocidas.


Ah, y lo mejor de todo, ni siquiera necesitas haberte comprado los dos números anteriores para poder leértelo *^___^*


Así termina How i Met Your Mother, POR DESGRACIA


 ALERTA SPOILERS DEL FINAL ALERTA

El que avisa no es traidor, y en Cómo Conocí a Vuestra Madre nada ocurría al azar, todo estaba marcado por el Destino y es que Lily ya avisó hace una temporada o dos, en su apuesta con Marshall, que Ted acabaría con Robin. Ahora bien, eso no quita, que el final sea una puta mierda.

El primer enfado de los fans empezó a hacerse patente por allá al final de la T4 cuando parecía que la madre de los hijos de Ted no iba a dar la cara. Como los responsables no decían nada, bueno, mentira, sí decían; siempre había declaraciones en las que te incitaban a creer que se acercaba el momento. Finalmente nos dimos cuenta de que eso no ocurriría hasta el final de la serie así que nos acostumbramos a ello y decidimos pasarlo bien episodio a episodio. Y es que una cosa no quita la otra, la originalidad ha reinado durante las 9 temporadas y nos lo hemos pasado de lo lindo, riendo y llorando con los amigos de Ted más que con Ted mismo. Perdonadme, pero es que llegó un punto en que el tipo se me hizo estúpidamente insufrible. 

Y llegó el final, un final preparadísimo que, según dicen, se había rodado años atras antes de que los actores que interpretaban a los hijos de Ted crecieran. Así que genial, nos han estado tomando el pelo desde entonces. Aparece la madre de Ted al final de la 8T y ya en el primer episodio de la 9T nos enamora a todos. Sí, esa tiene que ser su mujer, esa tía es la caña, ¡coño, hasta yo quiero casarme con ella! No sólo a nosotros, enamora a Lily, Marshal, Barney y Robin en un finde de boda que dura una puta temporada entera. ¿Y todo para qué, para nada?

Hay veces en que los fans no pedimos grandes finales, grandes momentos, simplemente algo que nos deje con una sonrisa y digas "ya está" y los eches de menos... ahora no, ahora no quiero volver a ver la serie en mi puta vida ¿Por qué? Porque me siento engañado, estafado y timado. Durante tres temporadas, TRES, nos venden la moto de la relación Robin y Barney, que llega a molar un montón. Los personajes realizan increíbles sacrificios el uno por el otro, incluso en el finde de la boda, superan todos los obstáculos y dudas que pueda haber y luego.... ¿¡luego se divorcian porque Barney no quiere viajar al lado de la mujer que ama?! AMOS HOMBRE NO ME JODAS. Te sientes estafado porque sientes que todo te ha llevado a ese momento, todo ha sido orquestado para hacer algo que jamás se debe hacer en una sitcom, JUGAR AL DESPISTE. Han querido jugar con nosotros al despiste forzándolo todo de tal manera que ni por un momento te creas que algo malo va a suceder, y entonces, ZASCA. 

How i met your mother debería haber acabado en ese momento en el andén, en esa conversación entre Ted y su futura mujer que todo hace que valga la pena, que todo gire alrededor de ese momento, que digas que el amor por fin ha triunfado. Pero no es así porque lo que viene a continuación quiere decir que lo de la madre de Ted era "la más compatible" pero no el amor de su vida. Sientes que el título en sí "Cómo conocí a vuestra madre" es un despropósito, que se tendría que haber titulado "Cómo he estado toda mi vida enamorado de Robin", donde os recuerdo que hay un capítulo entero (el del globo) destinado únicamente a que Ted abra los ojos y vea que debe seguir adelante. Ah, y encima a Barney, para tenernos contentos, lo dejan con una niña, en plan "enga, para que los fans no se enfaden con el pobre Barney", quien acaba diciendo que esa niña es el amor de su vida. Vale, eso me lo creo, pero Robin lo era y te la han jodido chaval. Y, espera, ¡que para colmo la madre la palma! O sea, hacen que te enamores de un personaje para cargárselo y quitártelo de en medio para que Ted quede con Robin.

Para acabar, lo mejor de una serie finalizada es que cuando la estan reponiendo y te ha dejado buen sabor de boca te sientas a verla con sentimiento de nostalgia y un "ahh y luego pasará esto"... con How i met your mother eso no va a ocurrir, ya que la única sensación que voy a tener en el revisionado es la de engaño y decepción. 

Lo peor  a lo que puede jugar una serie es al despiste gratuite, y esta podría haber terminado bien, en un andén, en una escena con un paraguas amarillo y PUNTO, pero no, LA HAN CAGADO.

THE 100

Hoy os vengo a hablar de una recién descubierta serie que, además de entretenida, es bastante interesante. Si echáis de menos LOST (no es mi caso), BattleStar Galáctica (ES mi caso) y la continuación de El Señor de las Moscas, The 100 os vendrá que ni pintada. 

The 100 nos narra la historia de la humanidad 100 años en el futuro, cuando después de una guerra a escala mundial la Tierra ha sido devastada y los humanos han tenido que sobrevivir en una estación espacial llamada El Arca. Debido a la situación de vida en el espacio y para controlar a la gente, tanto en procreación como en el sistema penal, todo aquel que infrinja la ley y sea mayor de 18 años es automáticamente ejecutado siento lanzado al espacio, mientras que los menores de 18 años son encerrados en una especie de cárcel. Ahora bien, el problema es que un fallo en el sistema está dejando al Arca sin oxígeno, un fallo que no puede arreglarse.  La decisión del consejo es enviar a 100 de esos presos menores de 18 años a la Tierra para ver si aún se puede vivir en ella mientras en El Arca tienen que comenzar a hacer "sacrificios" si quieren seguir respirando.


Aunque no es totalmente original sí que es cierto que no es una serie de adolescentes normales y corrientes rollo Crepúsculo, para que nos entendamos. Más bien todo lo contrario, 100 jóvenes presos en un planeta para ellos sólos y sin ley alguna se convierte en una trama que cumple enganchándote semana a semana. De momento, con un total de 6 episodios vistos, le pongo un 6 alto, que ya es. 


BEING HUMAN DICE ADIÓS

CONTIENE SPOILERS del final de la serie
 
Desapercibido ha pasado el final de la versión americana de Being Human, que no me esperaba cuando en uno de los resúmenes de próximos epidosios los anunciaban como series finales. Ala, así, de golpe. Sin necesidad de ser una serie de éxito arrollador, Being Human se hizo con los telespectadores, al menos conmigo, gracias ni más ni menos que al carisma de sus personajes, convirtiéndose en una de esas maravillas de la pequeña pantalla que recordarás siempre por echar de menos a sus protagonistas: Aidan, Sally, Josh y Nora. 

Bien podría decirse que ha sido un final precipitado, pero teniendo en cuenta que las temporadas contaban con una media de 12-13 episodios y, que desde el 4x01 te han ido colando la trama principal, ha sido más que acertado. Si bien se han sacado de la manga el romance entre Aidan y Sally la verdad es que no desentona para nada, ya que te lo van colando poco a poco episodio a episodio de manera que no rechina demasiado. Ahora bien, quizá eso sería lo único reprochable ya que el resto ha sido una maratón en la que casí me quedo sin uñas en los tres últimos episodios. 

Me ha parecido genial el "enemigo final", ni más ni menos que la propia casa (que también era un personaje más de la casa), convertida en un eje e imán del mal por todo lo ocurrido en ella en los últimos años. Hay personas a las que les ha parecido terrible el "What if" de qué hubiera pasado si Sally no hubiera muerto, pero me ha parecido una forma muy buena de reforzar la relación entre ella y Aidan de cara al final. Un final donde os aseguro que más de una lagrimita se me escapó; para empezar, con el sacrificio de Sally, haciendo algo flipante como dándole su alma a Aidan y convirtiéndolo en humano. La relación de Nora y Josh reforzada más que nunca gracias al bebé, que ya te justifican previamente cómo va a ir su vida con él gracias a la pareja a la que ellos ayudan a parir un bebé-lobo.

Todo ello para un episodio final que no sólo te pone de los nervios sino que contiene un justo y digno final a sus protagonistas. Josh y Nora juntos con hijos, Sally desapareciendo y Aidan, por fin, muriendo. Y porqué digo por fin, pues porque... cojones, a cuanta gente se ha cargado ya?! Deja bien claro que los vampiros no tienen remedio y que si hubiera seguido vivo más personas inocentes hubieran muerto. De modo que sí, mejor al otro lado con Sally. De esos momentos finales que, pese a todo, te dejan con una sonrisa.


A los cuatro, os echaremos de menos.

The Cartoonist, a la vuelta de la esquina

Como ya sabéis, mi próximo trabajo con Edicions de Ponent será The Cartoonist, mi segunda novela gráfica esta vez con lápices de Daniel Cardiel, a quien muchos conoceréis como autor de Los Ultomates y que, aunque quede mal que lo diga yo, ha hecho un trabajo que quita el sentío, como dicen en mi pueblo. La publicación del tebeo está a la vuelta de la esquina y ya os puedo contar de qué va. 

"Peter acaba de conseguir su primer contrato importante como arquitecto el mismo día en que recibe una invitación para hablar de su padre, Jacob Simmons, en la Comic Con de San Diego de 2000, en el 10º aniversario de su muerte, ya que fue uno de los historietistas más importantes de la segunda mitad de siglo. Sin embargo, Peter no se hablaba con su padre y no quiere saber nada al respecto. Es Betty, su mujer, quien le obliga a tomar una decisión al respecto, ya que el pasado de su marido está influyendo demasiado en el hijo de ambos, Arnold.

A última hora, sin vuelos, sin tren, y sin coche, Peter decide viajar de Miami a San Diego para cerrar de una vez por todas una etapa de su vida que creía olvidada, ni más ni menos que en el único transporte que ha encontrado disponible: el bus de la asociación de fans de Jacob Simmons".

Y eso es, así comienza la historia que ideé cuando "conocí" la vida y obra de Will Eisner, algo que, de un modo u otro, me impactó sobremanera y me ayudó a conocer una época, así como el trabajo y el sacrificio de muchos autores.  The Cartoonist va sobre Eisner, sobre Kirby, sobre Buscema, sobre Kurtzman, sobre Swan, y sobre muchos, muchos más con grandes denominadores comunes entre todos ellos pero, sobre todo, va sobre Peter Simmons, el joven personaje que creé y que, sin comerlo ni beberlo, absorvió todo el protagonismo de la obra, convirtiéndose en un sufridor nato, un hombre que, sin saberlo, busca el perdón y que, espero, haber conseguido transformar en el vehículo perfecto para que el público (sea o no lector de tebeos) se acerque a una generación que no dista mucho de la actual.

Dani y un servidor hemos intentado disfrutar con la creación de The Cartoonist y por ello lo hemos llenado de guiños, sorpresas, secretos, cameos, etc... y sobre todo, sobre todo, de homenajes, pequeños y modestos homenajes no sólo al mundo del cómic sino también a vosotros, los lectores.

ASÍ NACE M7+1

Todo empezó como un saludo entre compañeros los viernes cuando llegaba el famoso #FF Follow Friday y Dani nos deseaba un buen finde a los "compadres" que estábamos intentando salir adelante en esto del tebeo. Poco a poco vimos que éramos 7 así que usamos el hashtag #magnificient7 que pasó a ponérsele un +1 al añadirse más. Ese +1 comenzó a representar varias cosas: que sólo había un guionista, una mujer, una ilustradora, etc... 

Fue entonces cuando surgió la idea de "¿Y si hacemos algo entre los 7+1?" Pero ¿el qué? Estábamos todos tan liados y con tantos proyectos entre manos que lo único que se nos ocurrió es llevar a cabo algo "por amor al arte". De ese modo surgió Magnificient7+1, la idea era salirnos de la rutina, porque ya que nos íbamos a adentrar en algo que nos iba a costar horas y horas ¿qué mejor forma de aprovecharlas que plantearnos un reto? Así, no sólo tiraríamos algo adelante, sino que además (y muy importante) sacaríamos provecho de ello. La idea era muy sencilla, apuntar hacia una temática en la que no estuviéramos versados y llevarla a cabo, como por ejemplo... ALIENS. 

Es de esta manera que nació este primer número donde todos colaborábamos con todos y dábamos nuestras opiniones sobre el trabajo de los demás. La organización fue relativamente "sencilla", cada uno aportaba en su campo: Carolina y Abel como ilustradores, Daniel, Conrado, Jose Ángel, Dani Serrano y Joseba como dibujantes y el menda como guionista. Por otro lado, no queríamos que fuera algo únicamente nuestro y un gueto vallado, de modo que decidimos convertir el +1 en una invitación, fuera del tipo que fuera, pero siempre dentro del mundo del noveno arte. De ahí la primera colaboración con Víctor Rivas y David Braña. 

Lo mejor de este proyecto es que es grátis y digital, con lo cual tenéis acceso desde cualquier plataforma desde YA. Os aseguro que, después de este primer número, no veréis a los alienígenas de la misma manera. 

www.facebook.com/magnificent7y1

Número 1: http://issuu.com/conradomartin/docs/magnificent_7_1_1

 


Ataque a los Titanes

Si hay un anime de moda, y siendo totalmente justificado, ese es Ataque a los Titanes, basado en el manga de Hajime Isayama. Y me refiero al anime porque es lo que he visto, en el manga todavía no he entrado aunque, por desgracia, no me han hablado muy bien de él en cuanto a calidad gráfica se refiere. 


El anime nos cuenta la historia de la humanidad en un... bueno, no me queda muy claro si es un futuro "apocalíptico" o un presente que no se ha desarrollado como dios manda debido a lo que os voy a explicar. Y es que la raza humana casi es exterminada debido a la aparición de una especie de gigantes con cara de idiotas (ya que, en teoría, no son inteligentes y se mueven sólo por impulso) pero a los que les encanta comer humanos como pasatiempo. Además, no todos los gigantes tienen el mismo tamaño, tenemos desde 3 metros hasta 15 metres. El caso es que, debido a esos ataques, se construyeron unas murallas gigantescas de unos 50 metros, rodeando así la población en círculos concéntricos de las mismas para protegerse de esta nueva especie que domina el resto del planeta. Como complemento se crearon unas fuerzas del "orden" entrenadas para matar a estos gigantes a los que llaman Titanes. Son cuerpos especializados que usan una especie de ganchos lanzados con aire comprimidos con los que, gracias a los cables de los mismos, se pueden mover y balancear a gran velocidad como si de Spiderman se tratase.


Sin embargo eso es nada, simplemente la historia antigua, y es que, todo se complica cuando de repente aparece un Titán de 60 metros que tira abajo una de las murallas y permite la entrada a los otros Titanes más pequeños provocando una masacre de dimensiones épicas. Entre las bajas se encuentra la madre de Eren, el joven protagonista de la historia que jura que acabará con todos los Titanes.

Hasta aquí podría ser una historia de venganza, entrenamiento y blablabla de lo más típica, pero... NO LO ES. Si por algo está triunfando Ataque a los Titanes es precisamente por no ser típica, por tener unos cliffhangers del copón y unos momentos inesperados que te dejan con la boca abierta. Nada va salir como el espectador quiere y, cualquiera, CUALQUIERA, puede ser víctima de los Titanes. El autor sabe rodear al protagonista de un montón de personajes carismáticos que enseguida se ganan el cariño del telespectador para, a continuación, hacer lo que yo llamo un George R.R. Martin en toda regla. Zasca. 


Por si fuera poco, todo y que el dibujo parece algo grueso y estático, las escenas de acción son brutales, con un dinamismo y una animación que ya quisiéramos más de uno para una serie de dibujitos animados de Spiderman. Es quiza todo este dinamismo lo que, junto a la cantidad de café que toman todos los protagonistas, lo que le da (en mi opinión) el único punto flaco a la serie: el istrionismos e histerismo que a veces te sacan de quicio y no te dejan ver la serie con tranqulidad. En otras palabras, que no tengo bastante ya con morderme las uñas ante lo que está pasando para que me vengan todos los personajes gritando como unas histéricas en el plató del Sálvame. 

En definitiva, una serie de 25 episodios hasta la fecha que, no sólo va a tener continuación, sinó que ya han anunciado película en imagen real y que seguro que no os defraudará, incluso si no estáis acostumbrados a ver ánime.

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008