No soy consciente



"El mundo está lleno", "imagino cómo te sientes", o "sé de lo que hablo porque lo he leído"... son sólo algunos ejemplos de lo inconscientes que somos cuando hablamos sobre un tema en concreto. Aunque yo os vengo a hablar hoy de una frase en concreto, "en Internet hay de todo". Sí, en Internet hay de todo, pero no nos hacemos una idea de lo que estamos diciendo hasta que lo vemos. La verdad es que he comenzado el tema hablando de forma trascendental cuando igual, al continuar leyéndome, te das cuenta de que hablo de una chorrada como una catedral, "yo esto ya lo sabía". Vale, y yo. Pero mira tú por donde qué alegría más tonta me ha dado cuando lo he visto. 

Yendo al grano. Estoy leyendo mi segundo libro de John Greene, autor del que desde ya me declaro como fan incondicional, "Will Grayson, Will Grayson". El caso es que se están llevando al cine sus obras literarías desde que "Bajo la misma estrella" fue un éxito en taquilla. De ahí que recientemente se haya estrenado "Ciudades de papel". Así que pensé que igual había película sobre "Will Grayson, Will Grayson". Cual es mi sorpresa al averiguar, buscando en Imdb, que John Greene se hizo popular como vlogger, sí, con "v", junto con su hermano y que uno de los capítulos de su serie en Internet, titulado Brotherhood 2.0 se titulaba justamente "Will Grayson, Will Grayson". Como no, el siguiente paso fue buscar en Youtube dicho episodio. Cual fue mis sorpresa cuando me topé con algo que me hizo reaccionar ante el "en Internet hay de todo": ¡encontré vloggers de adolescentes que reseñan libros!.

"Pues claro" estarás pensando ahora mismo. Y, oye, yo también lo pensaba, pero verlo es mucho diferente. Fíjate tú que me ha dado una alegría del copón encontrar esos "vlogs" donde chavales y chavalas se ponen a hablar sobre libros que han leído y que no sólo están bastante versados en el tema sino que, además, hay versatilidad en sus gustos a la hora de escoger lectura. Y es que hay una percepción errónea cuando pensamos en los "jóvenes" cuando somos nosotros, quienes ya hemos pasado por eso, los primeros que deberíamos saber que la gente "mayor" está equivocada cuando etiqueta a otras generaciones y que, aunque no todos se dediquen al botelloning, éste también es compatible con otras actividades como la lectura. Os dejo uno como ejemplo para que sepáis a lo que me refiero:




Por último sólo queda el tema de "vaya rollo cuando podía ponerlo en fb en lugar de escribir todo un post". Totalmente de acuerdo, pero ey, yo también soy bloguero, y tengo que recordármelo te tanto en cuanto.

Odio la palabra utopía, la odio.












Muchas veces he querido escribir este post, muchas veces, tantas que no recuerdo.

Cuando yo tenía 22 años mi padre murió y el cielo cambió de color. En serio. De verdad. No sé cómo, no sé por qué, desde entonces el azul del cielo no me ha parecido igual, nada me pareció igual. Era como si viviera en otro mundo, en otra tierra, como si no lo conociera. Quería mucho a mi padre, pero mi padre había perdido el norte, había perdido el rumbo y había dejado que el trabajo, la lucha y, en parte, la ira gobernasen su vida. Recuerdo comentar eso con mi hermana en muchas ocasiones. Había perdido su objetivo, estoy seguro que ni siquiera recordaba por qué luchaba y por qué trabajaba tanto. Me prometí que eso no me pasaría jamás. 

Entonces estaba en la universidad, así que después de arreglar la documentación correspondiente me pasé dos semanas caminando por la ciudad. No sé por qué lo hacía, me levantaba, no iba a clase en la universidad e iba a hacer encargos, pero cuando terminaba seguía caminando. Lo observaba todo: el paisaje, animales, a las personas de un lado para otro, y leía, leía periódicos, veía noticias durante todo el día, pero ante todo me observaba a mi, a mi pasado, mis amigos, mis conocidos, mis aficiones... Y al final me encontré, lo único que quería era vivir. Atención, cliché, simplemente quería hacer lo que me hiciera más feliz, hacer todo aquello que me apeteciera pero sin dañar a nadie y mantener ya no el respeto, sino la empatía como un límite. Me pareció que algo tan básico como el bien y el mal o, simplemente, hacer lo correcto y más justo era lo que tenía que guiarme. 

Y así fue, durante más de 10 años.

Desde hace unos años eso me cuesta cada día más, y más. Cada día que pasa me doy cuenta que estamos perdidos, todos, todos y cada uno de nosotros. Vivimos en un mundo donde aberraciones como la política y no la moralidad y la ética nos gobiernan. Donde criamos a nuestros hijos a antojo de, no sólo las decisiones de unos pocos, sino lo peor de todo, a antojo de nuestros miedos. Ponemos barreras a la vida continuamente ¿por qué? Por miedo. Tenemos miedo, y el miedo nos hace ser débiles, envidiosos... crueles. Intentamos proteger lo que más queremos a sabe Dios qué precio y nos estamos hundiendo. 

Cada vez que leo un tebeo de superhéroes en el que el gran villano de turno hace la gran pregunta se me hablen los ojos como platos: "Dime, superhéroe, ¿por qué merece el hombre vivir? ¿por qué no puedo destruir todo el puto planeta?" Y ya me véis a mi casi de pie buscando una respuesta "Sí, joder, ¿por qué? Vamos convénceme, ¡maldita sea!". Creedme, la respuesta casi nunca me convence. A cada noticia que veo, a cada comentario que leo creo que no merecemos ser salvados. Y es en ese punto en el que me pierdo, en el que me rindo, en el que creo que no estoy viviendo y en el que, de alguna forma, me estoy convirtiendo en mi padre. 

Veo gente, cada día, a mi alrededor, sufriendo. No, no, leed bien. No tristes, o preocupados, o teniendo un mal día, NO, joder, no, sufriendo. Sufriendo por ellos, por sus seres queridos, por una mala vida, por las drogas, por la falta de trabajo, por no tener ni para comer. Ah ¿creíais que hablaba de gente que lo pasa mal porque sólo les quedan 300€ para acabar la semana? ¿Por qué han cambiado a su dibujante favorito de su serie favorita? ¿De personas que este año se tienen que conformar con un hotel en la playa y no en poder viajar a Nueva Zelanda? NO. Abrid los ojos, me refiero a gente que padece enfermedades incurables, gente que sufre porque no pueden hacer nada por ellos, PERSONAS que cada día tienen que luchar por una sonrisa, por un segundo, un segundo de felicidad, un segundo de 24 horas, creedme, es una mierda de tiempo, pero un puto euromillones para el que lo consigue. 

Y, pese a todo, pese a eso, pasamos de largo. Alimentamos al dragón. Vamos a llamarlo dragón, porque es un todo ¿sabéis? Política, miseria, enfermedad, pobreza, contaminación, es un todo. Y ese todo parte de nosotros. Nosotros somos el puto dragón del cuento, nosotros, nadie más que nosotros. Y cuando el dragón llega, cuando ataca, cuando se come todo lo que conoces y se lleva parte de tu alma, en ese momento, es entonces cuando alguien, joder, cuando alguien te sonríe, alguen te ayuda y entonces, sólo por eso, por esa sencación es por lo que vale salvar a la puta raza humana. 

A todo el mundo le mola Lobezno, a mi no. A mi me mola la parte humana de Lobezno, la parte de él que odia ser Lobezno. Veréis, para los que no sabéis de comics y no habéis visto las pelis, Lobezno es un superhéroe, pero un chulo, pero chulo de chuleras, y molón muy molón. Saca sus garras y todo lo arregla, con chulería, no puedo con eso. No puedo. Luego está ese otro, el tio de la capa roja, el que vuela y tal, el que no es tan molón porque es un "tontolpueblo" cortito que sólo tiene músculos y algo más, ¿qué era? Ah sí, moral y un conjunto de principios para hacer lo correcto. Pero eso no mola, no, que va. ¿Sabéis que mola de verdad? En serio, no os lo váis a creer. Un abrazo. Eso mola, de verdad, mola mucho.

¿Sabéis que mola también? La joven del agua. Esa película me parece maravillosa. ¿Y sabéis qué no mola? Cuando alguien se rie de la parte de la historia en que cuentan que hay un escritor que publicará un libro que creará un ideal en una persona y esa persona, en base a ese ideal, cambiará el mundo. No me mola que se rían de eso, nada, en serio, me parece triste y una lástima que algo tan maravilloso sea apartado a un lado simple y llanamente porque parece... utópico. Odio esa palabra, utopía, la odio.

Volviendo a lo de los abrazos, muchas personas no saben qué es eso, y algunos no quieren saberlo. Y todo porque el dragón está ahí, acechando, observando, tenemos que ser tipos duros y mujeres seguras de nosotras mismas, fuertes y sin debilidad, y hombres guays y cool, los abrazon no entran ahí. No saben lo que se pierden, no saben de lo que un abrazo es capaz. Es más, incluso después de dar o recibir uno incluso miran de reojo a ver si el dragón los ha visto, si han sido "débiles" por un momento. No hay nada más valiente en este mundo que dar un abrazo. Abrazos gratis. La gente se rie de ello. Frikis. Sí, seguramente. ¿Pero y si lo necesito? ¿Corro a que me den uno? No puedo, el dragón observa. Yo corro, en los salones, la gente me ha visto y los que dan abrazos gratis salen corriendo, corro a ellos a darles un abrazo. A mi me parece genial. No me da vergüenza. Ah, es eso, vergüenza. Nunca he visto que nadie se muriera por un abrazo, nunca.

Y con esto, si habéis estado atentos a todo lo anterior, os diré que me parece genial. Que diez personas se pongan de acuerdo para salvar a un perro que está atrapado en un desagüe. Diez personas han conseguido eso, con o sin máquinas. Diez. Somos más de siete mil millones, SIETE MIL MILLONES ¿imagináis el potencial? NO. EN SERIO. Dejad de leer un momento, y paraos a pensar, siete mil millones luchando, trabajando y viviendo por un mundo mejor. Uy ¿os ha subido el azúcar? ¿estáis empachados? Creedme, tenéis un problema, bajad la guardia un momento que no os va a pasar nada, esto es sólo un puto blog donde un tipo que vive en algún punto del planeta está divagando a las 9 de la noche de un domingo. Seguimos. Siete mil millones de personas luchando para cultivar, para honrar el planeta que nos da cobijo y nos abastece, siete mil millones de personas para investigar, para ayudar, para trabajar, para repartir una buena vida o la que se nos permita con respeto.

Estamos poniendo fronteras, estamos echando a las personas, estamos contaminando, estamos jodiendo al prójimo porque tenemos miedo, estamos entrando en un círculo vicioso en el que nos olvidamos de que tenemos que vivir. Estos años todo lo que ha ocurrido en España con el tema de la política ha sacado lo peor de mi y he estado a punto de olvidar lo que es importante. Por desgracia mucha gente lo ha olvidado. No soy quien para dar lecciones, pero tengo muy claro que es lo que está bien y lo que está mal, y es tan simple como que lo que está mal provoca que las personas no tengan para comer, no tengan ayuda sanitaria, no tengan donde vivir y, lo peor de todo, no tengan ayuda de los demás. Es. Así. De. Simple. Ahora podemos complicarlo todo lo que queráis, pero sólo tenéis que sentaros a escarbar, más, y más, y más hondo todavía de vosotros mismos. Y ahí está. Simplificad las cosas al máximo, olvidad argumentos, números y demás, pensad únicamente en la vida humana, en la vida que querríais para vuestros hijos, para vuestros hermanos, para vuestros amigos, para vosotros mismos. 

Yo lo he pensado. Y quiero un mundo sano, un planeta saludable, donde no haya hambre ni pobreza, donde no haya fronteras, donde las personas enfermas puedan ser tratadas por igual con todos los medios posibles, todos, de forma gratuita, porque la vida es lo más importante, y donde nuestros hijos aprendan lo que es el respeto, la naturaleza, la ciencia y la libertad, sin hacer daño a nadie y que no exista discriminación de ningún tipo. Donde no existan religiones que hacen daño a las personas, donde la política se convierta en un mero trámite administrativo en el cual unas personas se ofrecen a coordinar todos los servicios existentes única y exclusivamente por el interés general.

Qué ¿algún problema? ¿Utopía? ¿Sí, eso créeis? ¿Utopía? ¿Sabéis que creo yo? Que no hay nada que siete mil millones de personas no puedan hacer y que la utopía es la excusa de los cobardes.

Nuevo Saló, nuevos proyectos, nueva dirección...

Estaba yo escribiendo tan animadamente en facebook que cuando llevaba una parrafada descomunal he caído en la cuenta de que tengo un blog y que, en parte, es gracias a este blog que soy quien soy y donde os he podido conocer a la gran mayoría de nosotros. Así que con este post retomo el blog ahora que ¡YA SOY DOCTOR! *^____^*. Vale, y ahora vamos a lo que vamos.

Después de 20 años yendo al Salón del Cómic de Barcelona este año ha sido como si fuera la primera vez. Ha sido un Saló totalmente diferente. Sí, me he dado unas cuantas vueltas, me he hecho fotos, he saludado a amigos y compañeros y he hecho muchas de las cosas que he hecho siempre y no voy a dejar de hacer, pase lo que pase. Sin embargo, pese a todo, no es lo mismo. Veo el Saló con otros ojos, ya no todo son las figuras en los estantes ni los autores que firman ni las actuaciones o actividades. Algo ha cambiado y para bien y, aunque lo veo de forma distinta, me gusta lo que veo y me gusta lo que hago. Así que creo que en ese aspecto comienza una nueva etapa, el secreto radica en intentar disfrutar de ella lo máximo posible.

Por otro lado, si me preguntáis qué tal fue y si me gustó, la respuesta es la siguiente:

-Para mi el viernes ya me di por satisfecho, ya que por la mañana me había encontrado con un montón de gente. A algunos los conocía y a otros no, y esa es la gracia del tema, ponerle cara a muchas personas e intercambiar impresiones. Así que muchas, muchas gracias a todos los que os parásteis a saludar y poder charlar un rato.

-Muchas gracias a todos los que pasásteis por las firmas de The Cartoonist. Y, como no, a Dani y Víctor por tres días estupendos y una cena genial. Y, sobre todo, a Arkham Comics por poder firmar con ellos, siempre es un placer con los Xavis.

-Eché de menos la megafonía, bastante.

-Me emocioné muchísimo con la exposición de The Spirit de Will Eisner. Ni qué decir tiene la envidia sana que les tengo a los que aportaron las páginas originales. Impresionantes. No sé cuantas veces me recorrí las páginas, viñeta a viñeta, trazo a trazo, situándome en cada paso en la vida del autor en ese momento. Nunca me había emocionado tanto en una exposición.

-Lo siento pero lo del disfraz de Ángel me pareció demasiado, y más habiendo peques de por medio XD. 

-No me gustó nada el Artist Alley dejado de la mano de dios, así como cómo han quedado los fanzines, una pena.

A raíz de ahí sí que ha salido algún proyecto también os anuncio desde ya algo que hace tiempo que quiero hacer, que es retomar la cuenta de tumblr que creé como guionista y donde os pienso avanzar paso a paso todo el proceso creativo tal y cómo lo llevo a cabo. Ya sé que no soy Konig pero os lo pienso mostrar ya que hay mucha gente que me pregunta y me ha parecido interesante compartir eso con todos vosotros. 

Así pues, nos vamos leyendo!

Nos vemos pronto

Sí, lo sé, tiene narices que pase meses desaparecido por aquí y ahora venga sólo a despedir el año. Bueno, ha sido un año muy movido... mal movido para entendernos. Sin embargo, pese a toda la mierda que me ha llovido prefiero seguir quedándome con lo bueno, con las personas que me quieren, las que me ayudan, las que me apoyan y todo aquello que te ayuda a pisar firme en lugar de quedarte atascado en el fango y no saber cómo salir. 

Pese a todo tengo que estar agradecido porque hay personas que pensaba que este año no estarían conmigo pero sí lo están, han superado el año y siguen adelante, peleando. Eso ha sido lo mejor, eso puede con todo, eso gana de calle y eso compensa, con creces, todo un 2014 lleno de muchas cosas malas. Así pues, soy afortunado, y me siento afortunado por poder pasar un fin de año más con mi madre quien, a día de hoy, y pese a todo pronóstico sigue aquí haciendo de las suyas. 

He podido terminar mi tesis doctoral, que defenderé en breve, y publicado The Cartoonist, que me ha supuesto las mismas alegrías que Rosa y Javier: he conocido a gente maaaaravilloooosaaaaa, pasado por momentos inolvidables y recibido alguna que otra crítica positiva que guardaré como oro en paño en mi corazón. Gracias a mi familia, Fernando, a Carol, a Laia, a mis compis del curro, a David, a Erin, a Paloma, a Bullit, a Diana, a Dani, a otro Dani, a Arantxa, a Morgan, a mi Noah, a Anna, a Esther, a Pater, a Daniel Cardiel, a Ana, a Uco, a Víctor, a Juan, a Patricia, y a todos aquellos que sabéis que os quiero. 

Y ya está. Sí, ese es mi resumen, y no hay más, no voy a hablar de proyectos fallidos, ni de malos rollos, ni de nada más, porque, al fin y al cabo es eso, simplemente eso, quedarme con lo bueno. Y lo bueno, lo más bueno de lo bueno del mundo mundial, es que seguís todos ahí. Y punto.

WILL EISNER, EL ESPÍRITU DE UNA VIDA

Creo que ya va siendo hora de que os hable de este libro, algo que ya he postergado demasiado. Y es que es lo que me suele ocurrir con aquellos temas que me infunden un gran respeto y donde intento escribirlo de la manera más clara posible para poder transmitir las sensaciones que me ha producido una lectura, así que espero conseguirlo.

La primera vez que leí Will Eisner, el espíritu de una vida, yo estaba de baja. Llevaba dos puñeteros meses de baja y ya no sabía qué leer. Así que me acerqué a la biblioteca pública de Lleida y decidí acercarme a la estantería donde están todos los libros teóricos sobre tebeos (sí, tenemos una de esas, mi biblioteca es la leche, Àngels es la leche) a ver si veía algo sobre escribir guiones. ¿Qué me llamó la atención sobre este libro? No os lo sabría decir con exactitud, creo que fue algo como "Will Eisner... el tipo es una eminencia, todo el mundo habla bien de él e incluso los Óscars de los tebeos americanos llevan su nombre, por algo será". Únicamente me había leído Contrato con Dios, así que me llevé el libro.

Fijaros que tontería, pero el capítulo uno comienza así: "Sam Eisner quedó impresionado la primera vez que vio la firma de su hizo de dieciséis años, Billy ("by William Eisner"), en una tira original del periódico The Clintonian de su instituto, el DeWitt Clinton High School, en 1933". Diez páginas más tarde estaba llamando a mi librera para pedirle que me consiguiera ese libro. ¡Lo tenía! Devolví el ejemplar a la biblioteca y compré el mío. Devoré el libro en dos días. Así que me lo volví a leer. En menos de un mes me lo había leído ya tres veces. Quedé fascinado por la vida de Eisner, por cómo se había abierto camino, cómo había aprendido a dibujar, cómo había ayudado a mantener a su familia, pero sobre todo, cómo era un gran hombre de negocios. Sí, crucificadme, pero pese a lo gran artista que era, en mi opinión, Eisner era aún mejor hombre de negocios que dibujante, así que imaginad. 

El libro nos narra cómo formó su propio estudio de dibujantes por el que pasaron autores como Joe Kubert o Jack Kirby, cómo intentó rodear los malos tiempos para el tebeo, cómo consiguió un contrato en exclusiva con el ejército y sobre los derechos de The Spirit, es más, sobre como se resistió a la publicación del tebeo si no era bajo sus condiciones. Y creedme, el respeto y la leyenda que le rodeaban no era lo único que le confiaba el poder necesario para ello, sino el hecho del amor hacia su obra y que sabía que las cosas podían hacerse bien, y peleaba hasta conseguirlo. Hasta el punto de que Stan Lee le pidió dirigir Marvel, pero eso dejo que lo leáis por vosotros mismos en el libro, así como la lucha permanente del autor por la conservación de los derechos de autor por parte de los dibujantes en editoriales comerciales.

Permitidme el pequeño error de admitir que nunca antes había leído una biografía, pero Bob Andelman, autor de El espíritu de una vida, es un ejemplo a seguir. Cómo narra, cómo se documentó, y, lo más importante, cómo expone los hechos desde todos los puntos de vista para que el lector se forme su propia opinión, le confieren mi más absoluto respeto. 


En definitiva, tal y como reza el título, Norma y Andelman no sólo os ofrecen la posibilidad de leer un libro, una biografía, sino el espíritu de toda una vida dedicada al cómic, los negocios y, sobre todo, a la familia y al amor. Algo que intentamos reflejar en The Cartoonist y creo que, gracias a vuestras opiniones, hemos conseguido.


Ah, y si os quedáis con ganas, recomendadísimos: Shop Talk Conversaciones con Will Eisner y Eisner y Miller, de los cuales ya os hablaré otro día. 

ESTACIÓN ESPACIAL DESEO, EL REGRESO DE KONRAD Y PAUL

Después de más de 30 novelas gráficas, más de 5.000 páginas, más de 500 personajes y cientos de tiras podemos decir, después de leer Estación Espacial Deseo, que Ralf Konig está más en forma que nunca y que su obra destila FRESCURA. 

El tebeo nos trae de vuelta ni más ni menos que a Konrad y Paul, tal como nos anunció hace más de un año el propio Konig el Saló del Cómic de Barcelona. En esta ocasión descubrimos la faceta de Paul como escritor de novelas eróticas gay y la última en la que está trabajando: Estación Espacial Deseo. Al mismo tiempo tiene que escribirla mientras visita en Frankfurt a su hermana porque ésta está a punto de dar a luz y, como no podía ser otra, Paul se queda encandilado con el marido de su hermana. Además, descubrirá que en Frankfurt... tiene fans de sus novelas. 

Tal y como os decía al principio, después de tantos años, después de tantas historias y después de tantas idas y venidas de Konrad y Paul los diálogos de Konig se muestran más frescos que nunca, inundándonos en situaciones cotidianas de los personajes que, aunque parezca que ya las hemos vivido, siempre tienen algo que aportar. Y, como no, humor, mucho humor, muchas risas y muchas situaciones para partirse la caja.

Eso sí, esta vez, y gracias a la charla que tuvimos con el autor en Barcelona he podido fijarme más y descubrir partes de él mismo en el personaje de Paul como escritor, siendo quizás un homenaje su profesión como dibujante y algunas críticas que ha recibido sobre el mismo. Ejemplo, las críticas sobre cómo dibuja y retrata a las mujeres.

Sin duda, compra obligada, tanto si eres fan del autor como sino, porque si no lo eres esta obra quizá es un buen momento para comenzar.


PD: lo que me he reído con la parte novelizada XD

EL FINAL DE GANTZ

CON SPOILERS
Dejé de leer Gantz en el tomo 20, es más, dejé de comprarlo y me lo vendí. Las cosas como son, estaba harto, me dejaba una pasta cada semana en muchos tebeos y llevaba desde el tomo 10 que pasaba lo mismo una y otra vez. Pese a que el dibujo era impresionante no tuve más remedio que mandarlo a tomar viento. Me cabreó tanto que ni siquiera quise ver las películas en imagen real o el anime. Sin embargo, hace poco vi que en la biblioteca pública de mi ciudad lo tenían completo, así que (ya que era gratis, las cosas como son) decidí retomarlo. Y oye, me arrepentí de haberlo vendido.

De infarto, si tengo que resumir los tomos del 21 al 37, que comprenden lo que se conoce como "la segunda fase" y "la fase final", esas serían DE INFARTO. Hay un cambio de tercio tremendo que aporta frescura al manga a partir del tomo 21, no con nuevos personajes sino con nuevas situaciones que amplían la visión de lo que ocurre en el mundo de Gantz y empiezan a arrojar algo de luz después de más de 20 tomos. 

La segunda fase es genial gracias al equipo de Osaka, que nos demuestra cómo pueden ser diferentes debido a la personalidad de cada y uno y, sobre todo, a que ¡existen otros equipos en otras ciudades! Además de que te encariñas con los nuevos amigos de Kurono y lo pasas mal, muy mal, viendo como les peligra la vida, que más de uno/a pierde. Así pues ¿no existe un sólo Gantz? ¿Cómo es que hay tantos equipos? ¿Por qué los aliens son cada vez más y más fuertes? Bien, pues encantado de la vida porque todo ello tiene solución en la fase final del manga.


La fase final del manga es brutal, le da sentido a todo y las viñetas ya son de dimensiones estratosféricas y porque el formato tomo no da más de sí, que sino podrían tener hasta desplegables. Y todo y con eso la historia avanza. Llega el enemigo final, la raza alien más poderosa que existe y vienen a quedars... no, a comernos, porque nosotros somos meros insectos.  Es más, los protagonistas llegan a lo que conocemos como "el cuarto de la verdad" donde se explica absolutamente TODO. Gracias a Dios. Y no sólo ello sino que hay escenas grandiosas como la resurrección y muerte automática de ciertos personajes. 

En definitiva, los últimos 17 tomos del manga, junto a los 10 primeros, son todo un espectáculo visual impresionante con una historia tremenda ¡¡que te va a dejar sin uñas!!


PD: Lo del panda me pareció ya la repanocha XD

¡YA TENGO Tumblr!

Y mira que no quería, eh? ¿Cuánto hace que me conocéis? Pues me he estado resistiendo todo este tiempo y más, pero al final ha sido más una cuestión de necesidad que otra cosa. ¿Por qué? Bueno, porque no todo el mundo tiene web, blog o facebook y hay un montón de artistas, guionistas, compañeros y amigos a los que sigo como puedo en fb o en twitter y siempre, de una forma u otra se me escapa algo. Sin embargo, tener ahora una tablet digital me ayuda bastante y he visto que mediante tumblr puedo seguir a todas esas personas de las que os hablaba unas líneas más arriba. 

Ahora bien, también me parecía injusto hacer de "voayeur" y no ofrecer nada a cambio. Subir fotos de lo que hago o dejo de hacer pues ya lo hago en facebook y twitter, al igual que comentarios. Mis lecturas las podéis seguir por aquí... de modo que, ¿qué podía hacer? La idea ha venido mientras buscaba un título para el tumblr, "the SCRIPTBOOK", que lo he cogido de la multitud de libros que tengo al respecto en la estantería de mi estudio: y es que cuando seguís a un dibujante podéis ver, en muchas ocasiones (lo cual hoy en día es un lujo) su proceso creativo, desde el boceto al color o las imágenes y demás autores en que se inspira ¿por qué no hacer lo mismo como guionista? A ver, las cosas como son, aquí originalidad poca, que seguro que ya hay quien lo hace, y si alguien me pasa algún tumblr de autores que lo hagan yo encantado que uno siempre tiene que aprender. 

En definitiva, no os puedo prometer que no ponga alguna chorrada, pero por lo general voy a intentar haceros cómplices de mis próximos guiones y proyectos, así de paso os aliento un poco a que me ayudéis a poner velas a dios y la virgen y cruzar todos los dedos posibles, incluso los de los pies para que salgan adelante y nos los publiquen.

Ah, leñe, y la dirección de mi tumblr! ¡Que ya se me olvidaba! ¬¬

http://pacohernandezs.tumblr.com

PD: Y eso sí, ahora, si seríais tan amables de recomendarme algunos...

DRAGON BALL Z: LA BATALLA DE LOS DIOSES

CON SPOILERS

¿Pero qué cojones esperábais? No, en serio. ¿Qué-demonios-estábais-esprando? Si algo malo ha tenido Dragon Ball de siempre han sido sus ovas, sobretodo los últimos 7-8. Todos ellos seguían el mismo esquema e incluso con un mismo ataque final. Aburridos, sosos y con malos que sino eran estereotipos fáciles eran un derivado-copia-hermano de alguno de los conocidos. Léase el hermano de Freezer. Y bueno, ya ni os cuento Dragon Ball Evolution, algo que en la vida le pienso perdonar a Toriyama. 

Ahora bien, me pongo a ver Dragon Ball: La Batalla de los Dioses y ya no sé si es que iba condicionado por tanto comentario mal y notas peores, así como lo terribles que eran las últimas pelis que me encuentro con que... me ha gustado. A ver, no estamos hablando de la película definitiva, ni el anime perfecto ni lo que siempre hemos querido, pero coño, no está tan mal y, para nada, es tan predecible como puede ser de buenas a primeras. 


Empecemos por los personajes: Goku y compañía son los de siempre, no hay que buscarle los tres pies al gato, AUNQUE, es la actitud de Vegeta ante el guantazo que se lleva Bulma lo que me sorprende, pero para bien. Más me sorprende la gente enfadada porque Vegeta no actuaría así... O sea, un tio que lleva ya como 10 años en la tierra liado con una humana que es la única que le ha dado cariño (aparte de las hostias de Goku) y el tio no se va a enfadar? Digo yo que sí, pero luego tomando un café lo discutimos. Sin embargo, son los "malos", Bills y Wiss, quienes me han fascinado y me han dejado con las ganas de más. Tenemos ni más ni menos que a dos guerreros nivel DIOS que son ¡unos foodies! XD Me parto la caja. Y no sólo eso sino que, al final del ova, nos sueltan que hay más, más fuertes y en otras dimensiones o universos alternativos ¡¡O_O!! ¡Toma ya! Pues que queráis que os diga, ojalá desarrollasen eso algún dia, aunque fuera en otra peli.

La historia, es simple y a su vez no la que esperamos, ya que por mucho Goku nivel Dios (pese a videl emarazada jejeje, qué chorradica eso la verdad, lo del número de guerreros me refiero, mucha casualidad) y demás, esta vez encuentra un rival que, de buenas a primeras, no puede superar ni por mucho que entrene, con lo que tiene que rendirse. Como ya hizo con Célula. Que vale, que molaría que Goku ganase y tal, pero por una vez que hacen algo diferente pues creo yo que no está mal aplaudirlo si está dentro de la "lógica" de la serie.


Y, lo mejor para el final: la animación. Joder, si es que por muy mala que hubiera sido la película se me cayó la baba con la pelea entre el gato lila ese y Goku: los puntos de vista, los movimientos, el color, todo, fue una auténtica pasada y una gozada que vi una y otra vez.

Así que ala, a esperar a la próxima. Porque la va haber, fijo.

Las brujas de Westwood

Veréis, mi problema es que no me asusto facilmente y en cuanto a terror he visto y leído todo lo habido y por haber, con lo cual os puedo asegurar que Las Brujas de Westwood de El Torres ha sido, una vez más, una grata sorpresa. 


El Torres nos presenta, en esta ocasión, a Jack Kurtzberg (me quedé con las ganas de preguntarle si era un homenaje, supongo que sí), un famoso escritor que, a raíz de la muerte de su hermano y su bloqueo creativo decido regresar al pueblo que lo vió nacer: Westwood. Sin embargo, aunque todo parece seguir en su sitio, todo ha cambiado, el pueblo ha cambiado, las personas han cambiado, sus mujeres han cambiado... y se han convertido en unas terribles y sanguinolentas brujas que dominan no sólo la ciudad sino a todos sus habitantes.  Ahora bien, lo que para ellas iba a ser un simple "juego" con su recién llegado vecino se coniverte de pronto en... una pesadilla.

Para empezar, las brujas están de moda y un escritor como El Torres no podía dejar escapar dicha oportunidad, algo que ha sabido aprovechar y, además, engrandecer. De hecho, cuando una persona se dedica a un género en concreto es difícil no caer en clichés, repeticiones o "trucos de profesión" y, que queréis que os diga, NO es el caso del guionista de Las Brujas de Westwood. Algo de lo que todos los que intentamos dedicarnos a esta profesión deberíamos aprender. 


Ahora bien, si algo necesita un tebeo de terror es una base gráfica importante, y más que una base, los lápices de Abel García y Ángel Hernández van de la mano con el guión. Abel tuvo que adaptar su estilo en tambores y ahora, por fin, ha podido desatarse como sólo él sabe y como todos queríamos ver. Su lápiz y su línea manchada son ideales para una historia de este tipo. Lápices que Ángel Hernández toma como relevo y, no sólo se adapta a Abel sino que además aporta su estilo personal que, todavía más, ayuda la historia. Los juegos de sombras son algo muy importante en estos casos y Hernández lo domina a la perfección. ¡Quiero ver más de estos dos! Y aquí no acaba la cosa, ya que Conrado Martín me recuerda que Esther Sanz hace un magnífico trabajo con el color en las páginas de Ángel sin que el tebeo pierda unidad.

Parece que me deshago en halagos, pero ¿sabéis cuando esperáis algo con ganas y luego no os defrauda? Pues eso, uno no puede estar más orgulloso de ver en nuestro país un producto publicado internacionalmente y cuyo elenco está formado por cuatro autores españoles a los que, no solo respeto sino que admiro y que, además, podemos leer a un precio, en mi opinión, cojonudo.

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008