The Cartoonist, a la vuelta de la esquina

Como ya sabéis, mi próximo trabajo con Edicions de Ponent será The Cartoonist, mi segunda novela gráfica esta vez con lápices de Daniel Cardiel, a quien muchos conoceréis como autor de Los Ultomates y que, aunque quede mal que lo diga yo, ha hecho un trabajo que quita el sentío, como dicen en mi pueblo. La publicación del tebeo está a la vuelta de la esquina y ya os puedo contar de qué va. 

"Peter acaba de conseguir su primer contrato importante como arquitecto el mismo día en que recibe una invitación para hablar de su padre, Jacob Simmons, en la Comic Con de San Diego de 2000, en el 10º aniversario de su muerte, ya que fue uno de los historietistas más importantes de la segunda mitad de siglo. Sin embargo, Peter no se hablaba con su padre y no quiere saber nada al respecto. Es Betty, su mujer, quien le obliga a tomar una decisión al respecto, ya que el pasado de su marido está influyendo demasiado en el hijo de ambos, Arnold.

A última hora, sin vuelos, sin tren, y sin coche, Peter decide viajar de Miami a San Diego para cerrar de una vez por todas una etapa de su vida que creía olvidada, ni más ni menos que en el único transporte que ha encontrado disponible: el bus de la asociación de fans de Jacob Simmons".

Y eso es, así comienza la historia que ideé cuando "conocí" la vida y obra de Will Eisner, algo que, de un modo u otro, me impactó sobremanera y me ayudó a conocer una época, así como el trabajo y el sacrificio de muchos autores.  The Cartoonist va sobre Eisner, sobre Kirby, sobre Buscema, sobre Kurtzman, sobre Swan, y sobre muchos, muchos más con grandes denominadores comunes entre todos ellos pero, sobre todo, va sobre Peter Simmons, el joven personaje que creé y que, sin comerlo ni beberlo, absorvió todo el protagonismo de la obra, convirtiéndose en un sufridor nato, un hombre que, sin saberlo, busca el perdón y que, espero, haber conseguido transformar en el vehículo perfecto para que el público (sea o no lector de tebeos) se acerque a una generación que no dista mucho de la actual.

Dani y un servidor hemos intentado disfrutar con la creación de The Cartoonist y por ello lo hemos llenado de guiños, sorpresas, secretos, cameos, etc... y sobre todo, sobre todo, de homenajes, pequeños y modestos homenajes no sólo al mundo del cómic sino también a vosotros, los lectores.

ASÍ NACE M7+1

Todo empezó como un saludo entre compañeros los viernes cuando llegaba el famoso #FF Follow Friday y Dani nos deseaba un buen finde a los "compadres" que estábamos intentando salir adelante en esto del tebeo. Poco a poco vimos que éramos 7 así que usamos el hashtag #magnificient7 que pasó a ponérsele un +1 al añadirse más. Ese +1 comenzó a representar varias cosas: que sólo había un guionista, una mujer, una ilustradora, etc... 

Fue entonces cuando surgió la idea de "¿Y si hacemos algo entre los 7+1?" Pero ¿el qué? Estábamos todos tan liados y con tantos proyectos entre manos que lo único que se nos ocurrió es llevar a cabo algo "por amor al arte". De ese modo surgió Magnificient7+1, la idea era salirnos de la rutina, porque ya que nos íbamos a adentrar en algo que nos iba a costar horas y horas ¿qué mejor forma de aprovecharlas que plantearnos un reto? Así, no sólo tiraríamos algo adelante, sino que además (y muy importante) sacaríamos provecho de ello. La idea era muy sencilla, apuntar hacia una temática en la que no estuviéramos versados y llevarla a cabo, como por ejemplo... ALIENS. 

Es de esta manera que nació este primer número donde todos colaborábamos con todos y dábamos nuestras opiniones sobre el trabajo de los demás. La organización fue relativamente "sencilla", cada uno aportaba en su campo: Carolina y Abel como ilustradores, Daniel, Conrado, Jose Ángel, Dani Serrano y Joseba como dibujantes y el menda como guionista. Por otro lado, no queríamos que fuera algo únicamente nuestro y un gueto vallado, de modo que decidimos convertir el +1 en una invitación, fuera del tipo que fuera, pero siempre dentro del mundo del noveno arte. De ahí la primera colaboración con Víctor Rivas y David Braña. 

Lo mejor de este proyecto es que es grátis y digital, con lo cual tenéis acceso desde cualquier plataforma desde YA. Os aseguro que, después de este primer número, no veréis a los alienígenas de la misma manera. 

www.facebook.com/magnificent7y1

Número 1: http://issuu.com/conradomartin/docs/magnificent_7_1_1

 


Ataque a los Titanes

Si hay un anime de moda, y siendo totalmente justificado, ese es Ataque a los Titanes, basado en el manga de Hajime Isayama. Y me refiero al anime porque es lo que he visto, en el manga todavía no he entrado aunque, por desgracia, no me han hablado muy bien de él en cuanto a calidad gráfica se refiere. 


El anime nos cuenta la historia de la humanidad en un... bueno, no me queda muy claro si es un futuro "apocalíptico" o un presente que no se ha desarrollado como dios manda debido a lo que os voy a explicar. Y es que la raza humana casi es exterminada debido a la aparición de una especie de gigantes con cara de idiotas (ya que, en teoría, no son inteligentes y se mueven sólo por impulso) pero a los que les encanta comer humanos como pasatiempo. Además, no todos los gigantes tienen el mismo tamaño, tenemos desde 3 metros hasta 15 metres. El caso es que, debido a esos ataques, se construyeron unas murallas gigantescas de unos 50 metros, rodeando así la población en círculos concéntricos de las mismas para protegerse de esta nueva especie que domina el resto del planeta. Como complemento se crearon unas fuerzas del "orden" entrenadas para matar a estos gigantes a los que llaman Titanes. Son cuerpos especializados que usan una especie de ganchos lanzados con aire comprimidos con los que, gracias a los cables de los mismos, se pueden mover y balancear a gran velocidad como si de Spiderman se tratase.


Sin embargo eso es nada, simplemente la historia antigua, y es que, todo se complica cuando de repente aparece un Titán de 60 metros que tira abajo una de las murallas y permite la entrada a los otros Titanes más pequeños provocando una masacre de dimensiones épicas. Entre las bajas se encuentra la madre de Eren, el joven protagonista de la historia que jura que acabará con todos los Titanes.

Hasta aquí podría ser una historia de venganza, entrenamiento y blablabla de lo más típica, pero... NO LO ES. Si por algo está triunfando Ataque a los Titanes es precisamente por no ser típica, por tener unos cliffhangers del copón y unos momentos inesperados que te dejan con la boca abierta. Nada va salir como el espectador quiere y, cualquiera, CUALQUIERA, puede ser víctima de los Titanes. El autor sabe rodear al protagonista de un montón de personajes carismáticos que enseguida se ganan el cariño del telespectador para, a continuación, hacer lo que yo llamo un George R.R. Martin en toda regla. Zasca. 


Por si fuera poco, todo y que el dibujo parece algo grueso y estático, las escenas de acción son brutales, con un dinamismo y una animación que ya quisiéramos más de uno para una serie de dibujitos animados de Spiderman. Es quiza todo este dinamismo lo que, junto a la cantidad de café que toman todos los protagonistas, lo que le da (en mi opinión) el único punto flaco a la serie: el istrionismos e histerismo que a veces te sacan de quicio y no te dejan ver la serie con tranqulidad. En otras palabras, que no tengo bastante ya con morderme las uñas ante lo que está pasando para que me vengan todos los personajes gritando como unas histéricas en el plató del Sálvame. 

En definitiva, una serie de 25 episodios hasta la fecha que, no sólo va a tener continuación, sinó que ya han anunciado película en imagen real y que seguro que no os defraudará, incluso si no estáis acostumbrados a ver ánime.

L-U-P-U-S

Comenzar el año hablando de tebeos, no podía ser de otra manera. Además, quería hacerlo entrando por la puerta grande porque este es de esos tebeos que DISFRUTAS viñeta a viñeta ¿Sabéis cuando estáis tan metidos en un tebeo, en una historia, en unos personajes qué miras el número de páginas que faltan para después lamentarte de que lo tienes que terminar? Pues ese es Lupus, de Frederik Peeters.

Lupus narra la historia de... Lupus, un joven con un estraño nombre, y su mejor amigo, Tony, cuyo objetivo es pasar un año sabático perdidos en un planeta, pescando y metiéndose toda droga habida y por haber. Hasta ahí parece un buen plan, hasta que conocen a Sanaa, una joven aburrida que dice que los quiere acompañar. A partir de ahí la cosa se complica hasta el punto de convertir el año sabático en un recorrido espacial, no sólo por el universo, sino también a través de los entresijos que llevan a una amistad y las responsabilidades derivadas de la misma. 

Normalmente digo esta frase siempre al final, pero la suelto ahora y que quede clara desde el principio: Lupus es el tipo de tebeo que DEBE estar en vuestras estanterías. Pero no me malinterpretéis, no es una cuestión de obligatoriedad, de cátedra del cómic o alguna mierda de esas, no. Lo digo porque sé del cierto que os va a gustar, porque sé que estoy recomendando un tebeo con el que os lo váis a pasar genial y porque los lectores nos merecemos ese tipo de lecturas. Creo que podría hacer una tesis doctoral al respecto, porque con algo os tengo que orientar, pero Peeters consigue crear una narrativa única y especial que lo convierten en uno de los mejores narradores que he conocido nunca. Hace uso del silencio como ninguno, como Adachi y como otros tantos a los que admiro, y con una capacidad sobrehumana de comunicar todo tipo de sensaciones en una única viñeta.

Es más, Lupus se convierte en una obra que podéis regalar, apta para todo tipo de lectores, aunque no sean lectores de tebeos, una novel gráfica que te llega porque sus personajes y su historia son universales, nunca mejor dicho.


2014

"Todos cambiamos. Si piensas sobre ello, somos gente diferente a lo largo de nuestra vida, y eso es bueno, tienes que seguir adelante, siempre que recuerdes todo lo que solías ser" Matt Smith. 
Doctor Who

Y es que mira que tiene razón el condenao. Si lo pienso bien creo que, a día de hoy, me he regenerado unas 3 veces en total; os puedo asegurar que no es el mismo el Paco que cumplió 15 años, que el que cumplió 24 que el que cumplió 35, y voy camino de los 37. Me fascinó el discurso el monólogo de Matt Smith porque cuanto más lo pienso más le doy la razón. He dedicado unos días a pensar en ello, de forma muy introspectiva y, efectivamente, he cambiado bastante. Como toda regeneración, conlleva cosas buenas y cosas malas, hay cosas de las que no estoy orgulloso y cosas de las que me arrepiento. 

Es fácil regenerarse en la adolescencia, sobre todo porque comienza con un cambio físico: nuevas sensaciones, nuevos deseos, nuevos objetivos, muchas cosas nuevas cuando dejas de ser un crío. En mi caso he mantenido sueños e ilusiones que se me grabaron a fuego de pequeño, quizá por eso me gusta tanto la Navidad o soy una persona nostálgica. Más adelante, después de la universidad, volví a cambiar. No se tratan de pasos de un momento a otro, que va, llegan algo más de tiempo pero cuando te das cuenta eres una persona diferente, al igual que soy ahora y posiblemente lo seré en unos años. Estoy convencido y, de hecho algo me río por dentro, que si esos tres Pacos se encontrasen ahora mismo discutirían a base de bien. El de 24 le echaría en cara cosas al de 35 al tiempo que éste intentaría que el de 15 no cambiara nunca.

Pero es con propósitos, y no regeneraciones, que comienza un año. Así que intenté marcarme un único propósito para este 2014: dejar a un lado el caracter agrio que se me ha formado con el tiempo. A parte de eso tengo una lista pendiente de cosas para hacer: escribir más tebeos, publicar uno (de momento), acabar la tesis doctoral, cuidar más de mi gente... pero eso, bueno, eso son cosas que haré si o sí. Sin embargo, llevo una semana y os aseguro que mi caracter no va a cambiar, no con este Paco. Y es que este Paco, el actual, ha descubierto que no se puede permitir ese lujo. Y ya, voy a dejar de hablar en tercera persona. El caso es que me es imposible, porque todo ello viene de como están las cosas y como son las personas, y no puedo evitar ni una cosa ni la otra, más que nada porque no me da la puta gana de irme a vivir a una isla desierta.

De modo que, para 2014, me voy a plantear propósitos que tengan que ver con trabajar, estudiar o hacer cosas pero no intentaré cambiarme, no porque, de momento y hasta la fecha, ninguna de las personas que me importan se ha quejado al respecto y segundo porque es difícil, ya que van a tener que esperar hasta la próxima regeneración. Y no me importará porque, almenos de momento, siempre he recordado quien solía ser.

El último post del año

Una vez me dijeron que si, mirando atrás, ríes o lloras (o las dos cosas) por todo lo acontecido en el año entonces es que ha sido un buen año, y creedme si os digo que me ha dado para llorar y reír a partes iguales.

En el ámbito personal tengo que agradecer el hecho de que en 2013 no se me ha ido nadie realmente cercano, ni familiar ni amigo, con lo que con eso ya me doy con un canto en los dientes. Todo aquel o aquella que quiero están bien de salud o van haciendo por cosas de la edad. Finalizando el verano tuvimos un susto con mi madre del que todavía no sé ni cómo salimos adelante porque pintaba la cosa muy, pero que muy mal y, sin embargo una vez más ha demostrado ser una mujer fuerte (de la que tengo mucho que aprender, al igual que mi hermana) y aquí estamos, incluso algo mejor que antes. 2012 lo odié porque a finales del año perdí a una amiga y la he echado de menos todo 2013 y así será hasta que me muera. Otras personas, en cambio, sí se han ido, gente de mi barrio, gente que conozco desde pequeño y que ya no están entre nosotros, gente de quien tengo muy buenos recuerdos y que de una forma u otra siempre llevaré conmigo. Por otro lado mis amigos, pese a sus problemas, siguen adelante y seguimos viéndonos y riéndonos todo lo que podemos y más, que para llorar penas ya habrá su momento. Es más, se nos acaba de anunciar la llegada de un nuevo chiquitín (o chiquitina) ¡eso es una gran noticia!

En el apartado profesional no me puedo quejar de mi trabajo, tengo unos buenos compañeros (Miquel, Toni, Dolors, Julià, Anna, Joan, CarmenS y Patricia) y un buen trabajo que, además, me deja tiempo suficiente para dedicarme al que desde este año es mi otro nuevo trabajo: escribir tebeos. "Rosa y Javier" ha sido un antes y un después en muchos aspectos. Para empezar he acabado de estrechar el lazo con dos personas que ya son muy importantes para mí: Jose Ángel Ares y Ana Gómez, con quienes he compartido grandes momentos este año. Y es que la colaboración en la creación de una obra como "Rosa y Javier" tiene grandes beneficios para el alma, os lo puedo asegurar. Con Rosa y Javier hemos aprendido que lo duro de hacer un tebeo no termina después de dibujar su última página, lo duro viene después. Además, me ha permitido conocer a un montón de gente, relacionada o no con el mundo del tebeo de quien he aprendido mucho y a quienes he llegado a apreciar lo que no os imagináis. Libreros y libreras que refuerzan lo que intento mostrar semana tras semana con las aventuras de Esther en "De profesión, librera", gracias a todos, A TODOS. O incluso otros autores que me han dado, y me dan, buenos y grandes consejos y de quienes aprendo cada día más y no pararía nunca. Pero más increíble todavía es el poder hablar con personas que han vivido lo que hay en ese tebeo, o lo están viviendo, que no suelen leer tebeos y han comprado "Rosa y Javier" y se han acercado a hablar en las sesiones de firmas: a contarme, a ser escuchados, incluso a decirnos "esto que hay aquí es una gran verdad" y no podemos sino que emocionarnos porque eso sí que ha sido nuestra verdadera recompensa. Una sola palabra de ellos nos ha dado energía para mil tebeos más, para ver que los 9 meses de trabajo han servido para algo. Y gracias, GRACIAS, a todos y cada uno de los que habéis comprado "Rosa y Javier". GRACIAS. Y ahí es nada, este año hemos estado trabajando muy duramente en "The Cartoonist", que saldrá en los próximos meses y que me ha permitido también conocer el gran talento y la persona de Daniel Cardiel, quien se está dejando la piel cada día en un proyecto que ha hecho suyo y le ha dado un toque personal, con un nivel de exigencia sobrehumana por mi parte y donde demuestra un enorme nivel de superación diaria. Eso sí, la tesis doctoral me está costando sudor y lágrimas y, como quien dice, lo peor viene ahora.

En cuanto al resto, mi perro Noah (que es macho, pero le puse así por Noah Gordon) sigue bien, cada día más listo y más cariñoso. Os puedo asegurar que hace unas cosas que me vuelven más sensiblero y más tonto cada dia. Piensas que ya no se le puede querer más y es mentira, cada día que pasa lo quiero más y más y aprendo más de él y soy mejor persona gracias a mi perro. Todos deberíamos tener una mascota y aprender de ellos, seríamos algo útil para la sociedad al final del día, os lo aseguro. Ni que decir tiene mi gran amigo Daniel Mainé, que está ahí dia sí, día también, y mantenemos horas y horas de charlas comiqueras interminables, o no comiqueras y que me ha acompañado este año en salones y convenciones demostrando cada día que todo lo que hace y todo lo que tiene se lo ha ganado a pulso, que en esto del tebeo se tiene que trabajar cada día y que, de una forma u otra, tu esfuerzo se ve recompensado. En septiembre vuelve Doctor Who y no me puedes faltar a la cita, eres un gran tipo y te mereces todo y más. A Carol y Laia, por aguantarme que sólo pueda verlas una vez al mes (y a veces ni eso) para quedar a comer, tomar un café y charrar sin medida alguna. A Laia porque, pese a todo, siempre sonríe, ya sea de malo el chiste, y a Carol porque lo que hace por los animales no lo hace nadie, NADIE. A Dani Serrano por los paseos perrunos y más charlas sobre comics, a quien le deseo toda la suerte del mundo con esa muchacha tan simpatica que es Arantxa y que ya ha tenido la desgracia de conocernos XD. Y, como no, a Fernando, por todo, no entro en detalles proque no hace falta, porque me ayuda y está ahí siempre que lo necesito, así que gracias por todo, por todo.

Sin embargo, y es una lástima, mientras escribía todo esto había algo que me quemaba por dentro, un resquemor, un mal sabor de boca que, si no lo suelto, me quedaría intraquilo y los que me conocen ya saben que odio a muerte que se me quede algo por decir. Y es que, lamentablemente, pese a todo me queda la sensación de que 2013 es el año en el que los españoles hemos perdido, el año en que nos hemos dejado derrotar a manos de los políticos, a manos del vil enriquecimiento. Este año 2013, en mi opinión, es y será el año en el que no nos levantamos, el año en que nos robaron vilmente, no sólo nuestro dinero sino también nuestros derechos. El año en que nosotros perdimos nuestra dignidad como pueblo, como personas, por desidia, por deje y por pasar de todo, el año en que fuimos triste y penosamente derrotados por una panda de hijos de puta que no son otros, señoras y señores, que nosotros mismos. Porque, no se engañen, si siguen ahí es por culpa nuestra. 

Y mañana, aunque sé que no me va a leer ni dios jejeje, os hablaré de lo que espero para el 2014. Y ahora, si me disculpan, me voy a preparar (yo que puedo, que hay muchos que ni eso) una cena el copón para esta noche y luego, si me puedo levantar de la mesa, ir a pasarlo bien un ratito por ahí. 

Gracias un año más por leerme, por escuchar mis tonterías y por estar ahí. 

Un abrazo.


The Time of the Doctor, la hora de Matt Smith

 ¡¡SPOILER ALERT !!

Todas las predicciones se cumplieron: Matt Smith se fué, llegó Capaldi, lloramos a moco tendido y el episodio fue querido y odiado a partes iguales. Eso sí, ya de entrada ya os aviso que soy de los que quiso y querrá ese episodio porque, conociendo ya a Moffat, no me sorprendió nada y me sorprendió todo.

Lo que hemos visto en The Time of the Doctor es lo mismo que vimos con David Tennant, una despedida de Matt en toda regla cerrando, de paso, el círculo de todo su paso como Doctor. Vamos, que sino fuera por River Song podríamos ver Doctor Who separado por cada Doctor y no nos perderíamos gran cosa en el sentido argumental de la palabra. En primer lugar se cierra la trama y el misterio que rodea a "El Silencio", así como toda la profecía de Trenzalore, algo que me ha parecido bastante aceptable y que a mi, personalmente me ha gustado y agradezco. Aunque sigo flipando con la gente que dice que Moffat se lo ha sacado todo de la manga cuando llevamos tres puñeteras temporadas escuchando la dichosa profecía o fragmentos de la misma, almenos todo ha cuadrado leñe! En fin, a lo que íbamos. No sólo se ha cerrado la trama sino que conecta con la próxima temporada que será la búsqueda de Gallifrey, ya que después del 50 aniversario ese fue el leit motiv que dió a conocer de cara a las nuevas aventuras del Doctor.Y todo ello, aderezado con mucho drama pero también con mucho humor, no lo olvidmos, hubo momentos bastante divertidos en el epidosio que mucha gente ha pasado por alto y es una lástima, ya que olvidan que Doctor Who no es sólo drama y ciencia ficción, sino también grandes dosis de humor, a veces incluso para reirse de ellos mismos.

Clara, ¿qué decir de Clara? Que me tiene enamorado, que pese a ser el episodio de Matt la chica despunta con su increíble actuación que me emocionó sobremanera y más sabiendo ESTO. No perdemos de vista a la chica imposible, a la acompañante que, una vez más, vuelve a ser la luz del Doctor, su esperanza y, de algún modo, el recuerdo de por qué hace lo que hace. Para eso están las acompañantes. Después tenemos al Cyberman que, almenos yo, no sé de donde ha salido pero que, como bien dice mi gran amigo Daniel Mainé (con quien tuve la suerte de poder ver el episodio) fue el "Wilson" del Doctor llegando a emocionar a más de uno así, sin más, por toda la cara. Lo mismo que Barnable, una serie de pesonajes que no hacen sino que reforzar lo que está por llegar.


Continuamos con la gran duda: ¿cómo se regenera el Doctor? Porque era cierto, y lógico, pensar que realmente era el Doctor n. 13 aunque no han querido cambiar el número, y lo entiendo, hubiera sido un follón para aquellos que empiezan a seguir la serie y de repente ven que hablan que el 11 es el 13 y que el 10 era el 11 y el 12, y que entre el 9 el 10... Y es aquí el único punto donde no estoy de acuerdo, donde personalmente me parece una solución chorra y no es por nada en concreto, simplemente es que no me gustó cómo lo solucionan, pues la teoría que rondaba por ahí de que cuando River curó al Doctor con su regeneración y ella las perdió todas, entonces él tendría más. Me parecía más plausible, sobre todo sabiendo que River sólo se había regenerado dos veces. Pero bueno, ahí estaba, y gracias a la regeneración vencía a los Daleks, no solo de manera física, sino mentalmente. Volviendo a ser un Doctor "joven" él aguantaría más tiempo.

A continuación debería hablar de lo mucho que lloré con la despedida de Matt Smith, pero antes os quiero hablar de dos cosas, las dos únicas y grandes cosas que me han jodido de esta etapa (que no temporada) del undécimo Doctor. En primer lugar, la pollada de las desapariciones de Rory y Amy a manos de los Ángeles cuando todos sabemos que sí se puede arreglar ya que en su momento lo hizo el décimo Doctor con Martha al romper un momento fijo en el tiempo para ser rescatados. Con lo cual ESO NO ME VALE. Pero lo peor, lo peor de todo con creces y que sobre todo detesto porque vosotros los fans os habéis quedado tan anchos es la falta de UN EPISODIO ENTERO DEDICADO A RIVER SONG. Eso me pareció una putada, y más cuando lo meten en los extras del dvd en mierdasodios de unos minutos. Perdona, pero si algo grande tiene Doctor Who es el episodio de la biblioteca que, sin River Song, no hubiera valido nada de nada y no hubiera sido lo mismo. Así pues, qué menos que un episodio dedicado a su despedida, a su muerte y sobre todo a que alguien me explique porqué narices lleva un destornillador diferente al del 11 cuando ella dice que él le dió el suyo y todos sabemos que no se parecen en nada. O una de dos, o va a volver y nos lo tienen muy callado (cosa que dudo) o nos vamos a quedar con las ganas. Y creo que es lo segundo, una lástima, porque los fans nos merecíamos ese episodio cosa mala. Es más, incluso tenía la esperanza de que en los siglos que ha tenido el Doctor se le ocurriera algo con lo que salvarla. En fin, me quedo con ese último "spoilers" de River esperando que pase algo más relacionado con ella. 


Ahora bien, llegó el momento, el gran momento, esperado y temido por todos, la marcha de Matt Smith que TAN INJUSTAMENTE HA SIDO CRITICADA. Y es que, por el amor de Dios, ¿acaso no ha sabido ver la gente que no ha sido una despedida tanto del personaje como del actor en si? ¿Que está aguantando hasta el último momento para no regenerarse y despedirse? Coño, que Tennant aguantó despidiéndose de todos y cada uno de los personajes de su etapa! Para empezar se han quejado de sobreactuación cuando vence a los Daleks, y perdonadme si me equivoco pero si por algo se caracterizaba el Doctor de Matt Smith era por ser "escandaloso" por llamar mucho la atención sobre sí, por ser el "azote de sus enemigos" y "tan poco discreto". Así que sí, me parecieron fabulosos los gritos del final cuando derrota a la nave nodriza a base de regeneración. 

Si os soy sinceros en ese momento no empecé a llorar, que va, lo había hecho mucho antes, cuando sonó el tema de "Four nocks" de Murray Gold en el instante en que Clara ve al Doctor con tropecientos mil años. Sin embargo, ví las natillas con los palitos de merluza os puedo asegurar que los lagrimones me resbalaban mejilla abajo cosa mala. Cuando Tennant se fue y Smith apareció, quedó claro que él era el nuevo Doctor apareciendo por encima de la imagen de su predecesor. En este caso él mismo se encarga de hacerlo: "Él está llegand", "¿Quién?" pregunta clara, "El Doctor", responde él. La aparición de Amelia de niña es sublime "La primera cara que esta cara vió", la de la Amelia de mayor sobraba.

"Todos cambiamos. Si piensas sobre ello, somos gente diferente a lo largo de nuestra vida, y eso es bueno, tienes que seguir adelante, siempre que recuerdes todo lo que solías ser. No olvidaré nada de esto, ni un solo día, lo juro. Siempre recordaré cuando el Doctor era yo"


Entonces va y se quita la pajarita, otro de los elementos que lo hacía inconfuncible y ahí yo ya os juro que necesitaba un flotador para el mar de lágrimas en el que me encontraba. Y llega Capaldi, no hay tiempo para llorar más, al loro a su actuación y, SOBRE TODO, a la nueva banda sonora que se puede escuchar de fondo y que seguro que es la que nos tiene preparada Gold para la siguiente temporada y que, como no, me encantó.

¿Cual es tu Doctor favorito? Pregunta la gente, siempre dudé entre Tennant y Smith pero al final, para mi, los dos han sido el Doctor, y espero que Capaldi también lo sea. 

Y ahora, hasta septiembre del año que viene, casi nada. Sólo le pido al 2014 que sea verdad que emitiran los 13 episodios de la 8T seguidos porque esto es un cachondeo por muy emocionante que sea y lo único que consiguen son episodios vertiginosos donde tener que contarlo todo para contentar a los fans.

¡Estaré en Madrid-Zaragoza del 13 al 15 de diciembre!

Los próximos días estaré de ruta hablando y firmando ejemplares de "Rosa y Javier", aquí lo tenéis todo al detalle ¡A ver si nos vemos que, para los que vengáis , Pater os ha preparado unos puntos de libro hechos a mano!! *^_____^*


DC/WARNER ¡¡$%&!!!

Hacía tiempo que no escribía nada por aquí para quejarme, pero es que el tema Superman/Batman/WonderWoman/DC/Warner ya me está tocando un poco, si me permitís la expresión, LOS COJONES. Por dos motivos claramente diferenciados; el primero es que DC Warner hace tiempo que dan la sensación que no tienen ni puta idea de lo que están haciendo y, no sólo eso, sino que van a tientas y ahora parece que han visto el filón en los superhéroes después de lo que está haciendo MARVEL y corre que te corre a hacer lo mismo, dejando cosas atrás, como la animación donde SÍ estaban haciendo un gran trabajo, tanto en las películas como en las series.

El problema viene en el segundo motivo, derivado directamente del primero, y es que parece que los fans, los frikis, los seguidores, los lectores, no tenemos derecho a quejarnos, porque si lo hacemos es que "somos frikis", "somos unos inconformistas", "nos quejamos por todo", "ya están los fans tocando los huevos. PUES ESTOY HASTA LOS PUTOS COJONES (mi blog, mi lenguaje). Porque aquí el menda lleva más de 25 años comprando tebeos, comprando merchandising, yendo a salones, comprando originales, y dejándome una pasta y, ENCIMA NO ME PUEDO QUEJAR?! Disculpa!? Llevo toda mi puñetera vida viendo a Superman con calzoncillos rojos y lo cambian por la puta cara y yo "soy el friki descontento". Hacen y deshacen, que me parece bien, y comprendo los motivos comerciales, y que sólo de lectores de tebeos no se saca una taquilla suculenta en las salas de cine. Eso lo comprendo. Pero a nosotros nadie nos entiende, y lo que es PEOR, no nos tienen RESPETO.

Hace poco el señor Alan Moore nos llamó "subnormales emocionales". ¡A nosotros! A los que, y disculpa si es mentira, compramos TU MATERIAL. Se dicen muchas cosas en esto del tebeo, entre autores, editores, lectores y demás, pero el respeto por unos y por otros es importante, es un RECONOCIMIENTO, ya sea por su trabajo, ya sea por su fidelidad, ya sea por su afan coleccionista. Como mínimo debe haber un respeto, y perdonad que me indigne, pero si a mi me vienen que van a adaptar "Rosa y Javier" y me cambian a Rosa por una tía de clase alta, rubia con una permanente ME CAGO EN SU PUTA MADRE COMO AUTOR y papá de la criatura. Así de claro.

Así que, yo compro material, yo me dejo una pasta, yo voy al cine y hago todo eso porque hay que dar oportunidades, a las nuevas películas, a los nuevos autores, a los nuevos actores, a los nuevos tebeos, a los nuevos trajes sin calzoncillos rojos, pero, a cambio, como mínimo sólo pido el derecho a quejarme y que mi queja, sin ofender a nadie, sea tan respetada como la de los demás o no quede por debajo de la de un autor o alguien "que no es friki" (JA!).

Y ya termino, hace poco Carlos Pacheco citaba a Rafael Azcona diciendo que al lector hay que darle lo que quiere, pero no lo que espera. Algo que, como intento de guionista, se me grabó a fuego y me parece un gran consejo. A partir de ahí es evidente que unos esten más contentos que otros, pero mientras no se falte al respeto al autor, creo que tampoco es necesario hacerlo con el lector llamándolo "friki" de forma despectiva para desacreditar su opinión como si no importase en absoluto. Toda opinión cuenta, digo yo ¿no?.


Rafael Azcona que venía a decir que al lector hay que darle lo que quiere, pero no lo que espera

El 50 aniversario de Doctor Who, toda una aventura (con Spoilers)

Parece mentira que hayamos tenido que esperar un año medio, cuando te lo dicen se te hace eterno pero cuando te das cuenta ya ha pasado. Y es que la BBC preparó un 50 aniversario a lo grande y que podríamos dividir en tres partes:

En primer lugar la emisión de An Adventure in Space and Time, algo que, personalmente, no tenía ni idea de que se iba a emitir y que ha tenido un éxito brutal, totalmente merecido. Se trata ni más ni menos que de un telefilm donde nos narran los comienzos de la serie, cómo se ideó, cómo se escogió al primer doctor, como fueron las grabaciones, de donde surgieron las ideas y, por desgracia, como, y por qué,  fue la primera regeneración. La película en sí ya conlleva una ligera carga emocional a medida que se va sucediendo la creación de la serie pero es, sin duda, la aportación de los actores la que la convierte en una película que yo mismo hubiera ido a ver al cine porque hubiera valido la pena. No es hasta que termina que te das cuenta, mediante los créditos, de lo terriblemente bien que han sido escogidos los actores hasta el punto de parecer copias de los personajes reales a los que interpretaban. No deja indiferente a nadie Verity Lampert (interpretada por Jessica Raine) de quien hace poco pude leer su obituario y os tengo que decir que me emocionó bastante, ya que refleja lo que pudimos ver en la pequeña pantalla: una mujer luchadura que tuvo que labrarse su camino, pero sin dejar sus sentimientos atrás. Es, sin embargo, David Bradley, interpretando a William Hartnell, el primer Doctor, quien nos roba el corazón de principio a fin, el cambio que sufre mediante su experiencia como Doctor pero sobretodo, esa escena... ya sabéis ESA ESCENA, que es la gota que colma el vaso emocional del film y que consigue que derrameis una lágrima tras otra al final. 

En medio, y justamente eso, en medio, The Day of the Doctor: muy emotivo, divertido, algo dramático y con momentos que siempre hemos soñado... pero, y es un gran PERO, demasiado complaciente con los fans. Y es lo que nos ha ocurrido a todos los fans. Los que no seguís Doctor Who y estáis leyendo esto me váis a mandar  la mierda pero es que nos han dado todo lo que pedíamos, incluso un final redondo, y en Doctor Who, esto no siempre es así, nos ha faltado cierto... tormento, cierto drama. Eh, que no digo que el capítulo sea malo, al contrario, de lo mejorcito que hay pero todos tenemos esa misma sensación ¿verdad? William Hurt estuvo genial, Tennant estuvo genial y Smith estuvo genial, chistes, huevos de pascua, y referencias incluídas. Ahora bien, a pesar de que me agradó la aparición del final en el museo, creo que sobrava, y le dió un grado de pastelosidad al capítulo que no hacía falta. Me quedo con la parte final de "la batalla" y con lo que ha sido bautizado como "la mirada Capaldi" que ya de por sí nos puso los pelos de punta.  Sin embargo, ha quedado, en parte, ensombrecido por An Adventure in Time and Space y lo que viene a continuación: The Five(ish) Doctors, de media hora de duración y donde aparecen ni más ni menos que Peter Davison, Colin Baker y Sylvester McCoy en una desternillante parodia-reboot de "Los Cinco Doctores" que, además, cuenta con cameos que no os voy a desvelar pero digamos que algún que otro conocido saldrá mal parado por comentarios y demás. 


En definitiva, una triple celebración donde justamente el especial del 50 aniversario ha quedado justamente ensombrecido por dos especiales (uno de drama y otro de comedia) que no esperábamos que fueran a ser las estrellas el fin de semana pasado y que, a pesar de todo, no nos importa y lo único que queremos son packs de dvd con todas las temporadas y los extras incluídos. ¡POR EL AMOR DE DÍOS, SÓLO QUEREMOS ESO! ¡NO ES MUCHO PEDIR! Ah, y a ser posible, todo bien ordenadito.


Ala, y buen finde

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008