PITOPAUSIA, de Ralf König (con spoilers)


¿Os ha pasado alguna vez estar viendo una obra de teatro, una película o una serie, y escuchar a dos actores de comedia hablar de algo realmente dramático, que todo el mundo se esté riendo y darte cuenta que no tiene gracia o no es para reirse? Pues eso es lo que me ha pasado a mi leyendo y escuchando alguno de los comentarios sobre este comic. 

Lo peor que le puede pasar a un autor es lo mismo que le puede pasar a un actor, que lo encasillen. Ya sea por su repetitiva trayectoria o porque los lectores no comprendan que un tebeo puede ser divertido y dramático a la vez. Ocurrió en su día con "Superparadise" y "Podéis besaros", donde una vez más, Paul, el personaje más extremo de König hacía de las suyas y luego padecía las consecuencias. Con "Pitopausia" sucede lo mismo, el autor nos narra en tono irónico y a veces no tan irónico, la llegada de la vejez, la llegada de esas edad que te atrapa y que te avisa una y otra vez de que ya no eres joven, de que hay cosas que no vas a poder hacer y de que todo ha cambiado y no hay vuelta atrás, porque podemos ser jóvenes de espíritu pero el cuerpo tiene unos límites y no vamos a poder sobre pasarlos. 

Llegados a este punto nos encontramos de nuevo con Conrad y Paul, ni más ni menos que los personajes estrella de König y a los que hemos estado años siguiendo, de quienes nos hemos encariñado con sus idas y venidos, de los que conocemos su vida como si fueran nuestros vecinos, nuestros amigos, nuestros hermanos, de modo que cuando vemos que todo "se viene abajo" nos afecta, primero porque son ellos y después porque piensas que ya tienes cuarenta años y que eso está a la vuelta de la esquina, tal y como me ha pasado a mi. 

El cómic no tiene gracia, y no lo digo en el mal sentido, más bien todo lo contrario. Si bien utiliza el humor en algunos momentos lo hace porque los personajes, al igual que nosotros mismo en nuestro día a día, a veces necesitamos del humor para calmarnos o decir eso de "mejor reir que llorar". El humor en este tebeos es un escape, una fuga a una situación sin solución que no hay más que aceptar y que te deja ese sabor agridulce al leerlo. 

König, en un acto de valentía, se la ha jugado con este cómic. Desde Superparadise que creo que no hacía nada tan arriesgado y, en mi opinión, le ha salido bien la jugada. Se sale de la comedia habitual para decirnos "riéte, riéte, pero mira la que se te viene encima". Sin embargo se sale con la suya una vez más haciendo uso del arma más poderosa que tiene, aparte del humor, y con la que tanto nos ha encandilado en muchos de sus comics: el amor. Ese sabor agridulce se te pasa cuando te das cuenta que el autor te está mandando otro mensaje a continuación "riéte, riéte, pero mira la que se te viene encima... pero no te preocupes, que el amor puede con todo". Es ese cariño entre sus personajes y el que demuestra él mismo en ellos (recientemente ha admitido que él mismo es Conrad y Paul a la vez, que son dos versiones de sí mismo) que además, de nuevo, sabes, sin saberlo del cierto, que hay toque biográfico de por medio y que hay que tenerlos bien puestos para escribir y dibujar algo así. 

Os lo digo yo que intento escribir tebeos, es muy duro plasmar cosas sobre uno mismo porque entonces el cómic se convierte en un espejo de tu alma y en ocasiones cuesta mucho mirarse en él. 

¿Recomendado? POR SUPUESTO.


0 comentarios:

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008