El último post del año

Una vez me dijeron que si, mirando atrás, ríes o lloras (o las dos cosas) por todo lo acontecido en el año entonces es que ha sido un buen año, y creedme si os digo que me ha dado para llorar y reír a partes iguales.

En el ámbito personal tengo que agradecer el hecho de que en 2013 no se me ha ido nadie realmente cercano, ni familiar ni amigo, con lo que con eso ya me doy con un canto en los dientes. Todo aquel o aquella que quiero están bien de salud o van haciendo por cosas de la edad. Finalizando el verano tuvimos un susto con mi madre del que todavía no sé ni cómo salimos adelante porque pintaba la cosa muy, pero que muy mal y, sin embargo una vez más ha demostrado ser una mujer fuerte (de la que tengo mucho que aprender, al igual que mi hermana) y aquí estamos, incluso algo mejor que antes. 2012 lo odié porque a finales del año perdí a una amiga y la he echado de menos todo 2013 y así será hasta que me muera. Otras personas, en cambio, sí se han ido, gente de mi barrio, gente que conozco desde pequeño y que ya no están entre nosotros, gente de quien tengo muy buenos recuerdos y que de una forma u otra siempre llevaré conmigo. Por otro lado mis amigos, pese a sus problemas, siguen adelante y seguimos viéndonos y riéndonos todo lo que podemos y más, que para llorar penas ya habrá su momento. Es más, se nos acaba de anunciar la llegada de un nuevo chiquitín (o chiquitina) ¡eso es una gran noticia!

En el apartado profesional no me puedo quejar de mi trabajo, tengo unos buenos compañeros (Miquel, Toni, Dolors, Julià, Anna, Joan, CarmenS y Patricia) y un buen trabajo que, además, me deja tiempo suficiente para dedicarme al que desde este año es mi otro nuevo trabajo: escribir tebeos. "Rosa y Javier" ha sido un antes y un después en muchos aspectos. Para empezar he acabado de estrechar el lazo con dos personas que ya son muy importantes para mí: Jose Ángel Ares y Ana Gómez, con quienes he compartido grandes momentos este año. Y es que la colaboración en la creación de una obra como "Rosa y Javier" tiene grandes beneficios para el alma, os lo puedo asegurar. Con Rosa y Javier hemos aprendido que lo duro de hacer un tebeo no termina después de dibujar su última página, lo duro viene después. Además, me ha permitido conocer a un montón de gente, relacionada o no con el mundo del tebeo de quien he aprendido mucho y a quienes he llegado a apreciar lo que no os imagináis. Libreros y libreras que refuerzan lo que intento mostrar semana tras semana con las aventuras de Esther en "De profesión, librera", gracias a todos, A TODOS. O incluso otros autores que me han dado, y me dan, buenos y grandes consejos y de quienes aprendo cada día más y no pararía nunca. Pero más increíble todavía es el poder hablar con personas que han vivido lo que hay en ese tebeo, o lo están viviendo, que no suelen leer tebeos y han comprado "Rosa y Javier" y se han acercado a hablar en las sesiones de firmas: a contarme, a ser escuchados, incluso a decirnos "esto que hay aquí es una gran verdad" y no podemos sino que emocionarnos porque eso sí que ha sido nuestra verdadera recompensa. Una sola palabra de ellos nos ha dado energía para mil tebeos más, para ver que los 9 meses de trabajo han servido para algo. Y gracias, GRACIAS, a todos y cada uno de los que habéis comprado "Rosa y Javier". GRACIAS. Y ahí es nada, este año hemos estado trabajando muy duramente en "The Cartoonist", que saldrá en los próximos meses y que me ha permitido también conocer el gran talento y la persona de Daniel Cardiel, quien se está dejando la piel cada día en un proyecto que ha hecho suyo y le ha dado un toque personal, con un nivel de exigencia sobrehumana por mi parte y donde demuestra un enorme nivel de superación diaria. Eso sí, la tesis doctoral me está costando sudor y lágrimas y, como quien dice, lo peor viene ahora.

En cuanto al resto, mi perro Noah (que es macho, pero le puse así por Noah Gordon) sigue bien, cada día más listo y más cariñoso. Os puedo asegurar que hace unas cosas que me vuelven más sensiblero y más tonto cada dia. Piensas que ya no se le puede querer más y es mentira, cada día que pasa lo quiero más y más y aprendo más de él y soy mejor persona gracias a mi perro. Todos deberíamos tener una mascota y aprender de ellos, seríamos algo útil para la sociedad al final del día, os lo aseguro. Ni que decir tiene mi gran amigo Daniel Mainé, que está ahí dia sí, día también, y mantenemos horas y horas de charlas comiqueras interminables, o no comiqueras y que me ha acompañado este año en salones y convenciones demostrando cada día que todo lo que hace y todo lo que tiene se lo ha ganado a pulso, que en esto del tebeo se tiene que trabajar cada día y que, de una forma u otra, tu esfuerzo se ve recompensado. En septiembre vuelve Doctor Who y no me puedes faltar a la cita, eres un gran tipo y te mereces todo y más. A Carol y Laia, por aguantarme que sólo pueda verlas una vez al mes (y a veces ni eso) para quedar a comer, tomar un café y charrar sin medida alguna. A Laia porque, pese a todo, siempre sonríe, ya sea de malo el chiste, y a Carol porque lo que hace por los animales no lo hace nadie, NADIE. A Dani Serrano por los paseos perrunos y más charlas sobre comics, a quien le deseo toda la suerte del mundo con esa muchacha tan simpatica que es Arantxa y que ya ha tenido la desgracia de conocernos XD. Y, como no, a Fernando, por todo, no entro en detalles proque no hace falta, porque me ayuda y está ahí siempre que lo necesito, así que gracias por todo, por todo.

Sin embargo, y es una lástima, mientras escribía todo esto había algo que me quemaba por dentro, un resquemor, un mal sabor de boca que, si no lo suelto, me quedaría intraquilo y los que me conocen ya saben que odio a muerte que se me quede algo por decir. Y es que, lamentablemente, pese a todo me queda la sensación de que 2013 es el año en el que los españoles hemos perdido, el año en que nos hemos dejado derrotar a manos de los políticos, a manos del vil enriquecimiento. Este año 2013, en mi opinión, es y será el año en el que no nos levantamos, el año en que nos robaron vilmente, no sólo nuestro dinero sino también nuestros derechos. El año en que nosotros perdimos nuestra dignidad como pueblo, como personas, por desidia, por deje y por pasar de todo, el año en que fuimos triste y penosamente derrotados por una panda de hijos de puta que no son otros, señoras y señores, que nosotros mismos. Porque, no se engañen, si siguen ahí es por culpa nuestra. 

Y mañana, aunque sé que no me va a leer ni dios jejeje, os hablaré de lo que espero para el 2014. Y ahora, si me disculpan, me voy a preparar (yo que puedo, que hay muchos que ni eso) una cena el copón para esta noche y luego, si me puedo levantar de la mesa, ir a pasarlo bien un ratito por ahí. 

Gracias un año más por leerme, por escuchar mis tonterías y por estar ahí. 

Un abrazo.


5 comentarios:

Vladek dijo...

Feliz año para ti y los tuyos te seguiré leyendo en este 2014.

PD: Asco de politicos

Nexus-4 dijo...

Pues que sepas que yo te leo

Chacal dijo...

Pues por aqui uno que:
1) Te lee
2) Te sigue
3) Disfruto con las dos anteriores.

IvánN Díaz dijo...

Feliz año, Paco!! Otro año más leyéndote ;)

Yota dijo...

Feliz año nuevo colega, un placer verte un ratejo en Expocómci!

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008