Glee, de corazón

Ayer terminé de ver la segunda temporada de Glee y tengo que admitir que, a pesar de lo dicho después de ver los dos primeros episodios (en lo que se deshacía todo lo anterior), ha sido una temporada GRANDE, muy grande, he llorado, he reído y he cantado, en definitiva, me he (y me ha) emocionado mucho.

Para empezar, han convertido a los secundarios en protagonistas: Santana, Mike, Dave y Brittany han encabezado muchos de los mejores momentos de la segunda temporada, y no sólo gracias a la historia sino que también han cantado (menos Dave) y bailado. Hasta el punto en que sus tramas han sido más interesantes y emotivas que las de los propios protagonistas pero sin llegar a eclipsarlos. De ahí que en el último episodio sea la propia Brittany quien cierre la temporada diciendo "este curso no ha ido de competiciones, ha ido sobre la aceptación de uno mismo".

Pocos personajes se han estancado (como el ejemplo de Mercedes y Tina) y todos, de algún modo, se han movido sin salirse nunca de lo que es su línea. Eso sí, creo que ya va siendo hora que en Wikipedia desaparezcan Mike, Dave, Blaine e incluso Sam del apartado de "actores recurrentes", manda narices que se les llame así después de la genial temporada que han tenido. Tengo que aclarar que al personaje de Blaine y sus Wablers no los trago, son aborrecibles y le han robado muchos temas al personaje de Kurt, pero también han aportado algo de variedad.

Sin duda alguna las dos protagonistas de la temporada han sido Brittany y Santana. Han sabido conjugar muy bien el tema de la amistad y el amor y me he quedado asombrado con algunas de sus actuaciones. Grande el episodio en el que hacen homenaje al "Born this way" de Lady Gaga porque creo que ha sido de los mejores de la serie.

En cuanto a las canciones, para gustos colores. Sin embargo tengo que admitir que, aunque no me gustasen muchos de los temas, siempre es embriagador y emotivo ver como los interpretan y escenifican, para quitarse el sombrero, hay que valorar que detrás de cada capítulo hay muchísimo trabajo por parte de los actores, no sólo interpretativo, sino también cantando y bailando. Esta vez ha habido un propósito para todas las canciones y las versiones han estado a la altura de los temas que tocaban, sin dejar de alternar (como siempre) lo clásico con lo actual. Algo flojas, eso si, las canciones ideadas por los propios chic@s para participar en las competiciones pero que con el empuje que les han dado creo que han tenido bastante aceptación. Fijaos que a mi no me gustan los musicales y sin embargo Kurt me sigue poniendo los pelos de punta, el momento de su vuelta al escenario es apoteósico.

Es difícil escribir un post como este sin soltar ningún spoiler pero, en resumen y a pesar de lo que muchos dicen, la serie NO se ha estancado; ha sabido recuperar personajes de la primera temporada, ha elevado el status de los secundarios a protagonistas indiscutibles y nos ha emocionado con sus tramas, con sus canciones y con sus voces. Glee tiene un gran corazón como serie y, por lo que a mi respecta, voy a esperar la tercera temporada con ganas.


7 comentarios:

Talphin dijo...

Pues yo no estoy de acuerdo contigo en cuanto a esta temporada. Ha tenido unos altibajos tremendos, y a los guionistas, evidentemente, se les han acabado las ideas y ya no saben a quién pueden liar entre sí, en plan Física o Química. AVISO SPOILERS.
1) Lo de Puck y Zises... ¿¡Ein?! ¡¿Pero esto qué es?! ¿Me vas a decir que el tipo malo y buenorro del instituto se va a encaprichar de una chica gorda, fea y desagradable hasta el punto de perder los papeles? Amosombre...
2) Rachel y Finn: Sí, son los protas y lo de la tensión sexual no resuelta está bien, pero eso de "ahora vuelvo" "ahora te dejo" está demasiado precipitado, y no tiene el tempo que debiera. Sin contar que la excusa del beso para no ganar en la final me parece muy pobre.
3) Lo de Kurt... Me parece bien que lo sacaran a otro instituto para abrir nuevas vías a tramas pero el regreso también fue precipitado: "Oye, que he decidido que vuelvo, venga va, estás dentro otra vez y YA". Con lo que cuesta cambiar de colegio a mitad de curso, este lo hace dos veces.
4) Y ni comento nada de lo de Mercedes y Sam porque se puede aplicar el primer punto. Yo he sido un niño gordito y te garantizo que las tías buenas no salen con gordos ni viceversa. Es una serie, vale, y promueve la aceptación, pero la trama de Kurt y su mala aceptación de su condición sexual está muchísimo mejor llevada que este tipo de cosas.

Dicho esto, no es que me haya parecido un truño la temporada, pero creo que ha dado un bajón brutal. El capítulo de Justin Bieber me sobraba, aunque luego ha tenido momentos grandes como el capítulo de El funeral, que me parece sublime, y el de Rocky Horror Picture Show que a pesar de no acercarsele a la suela de los zapatos al original (incluyendo el Sweet Transvestite de Mercedes) ha sido un digno homenaje y muy divertido.
Brittany sigue siendo el mejor personaje de calle pero tampoco me gustó el "ahora interesa que ya no esté con Artie, hala dile estúpida, y ya no quiere ni acercarse a ti, a pesar de que Santana te lo llame cada dos por tres y no te importe".
Y echo de menos a Idina Menzel, la gran Idina Menzel como madre de Rachel, y aunque me encantó el homenaje del último capítulo a Patti Lupone, podrían y deberían haber hecho incluso un capítulo para ella, que tiene galones para ello. ¿Tendremos a Barbra algún día haciendo un cameo?
A ver la tercera, que se les puede ir de las manos como no la lleven bien...

Paco Hernández dijo...

1-Hombreeeee, pues mola mucho esa relación, además no le busques la lógica en ese aspecto cuando Brittany está con el chico de la silla de ruedas.
2-Sí, en eso te doy la razón, marea bastante pero creo que la resolución del último episodio sobre lo que opina Rachel me parece acertada y realista; ella quiere ser una estrella y él no va a poder acompañarla
3-Hombre, es que no se fue por gusto, se fue por Bulling
4-Si, eso no pega ni con cola, pero oye, los gordos y los labiosgordos también tienen derecho a enamorarse eh :D

Lo de Justin Bieber me dio la sensación de que no se atrevían a meterse con el chaval, y fue un sarcasmo muy sutil pero vamos.

Para mi, ojalá la siguiente sea como mínimo como esta, ha habido muchos y grandes capítulos aparte del de funeral que, en parte, si me ha parecido una excusa pobre para ablandar el corazoncito de Sue... Aunque no te niego que se me hizo un nudo en la garganta cuando le pidió un abrazo a Becky

Akane dijo...

Pues yo estoy contigo, me lo he pasado muy bien con la temporada :)

Tampoco pido mucho más a Glee, la verdad. Algunos capítulos han sido más flojos, y quizá me gustaron más las canciones del primer año, pero ha tenido grandes momentazos. Y sobre todo ha sabido dar más protagonismo a personajes que apenas tuvieron frases en la primera temporada, que ha sido lo mejor. Creo que Glee causó demasiado furor cuando empezó y este año mucha gente la critica, cuando tampoco es que haya engañado a nadie.

El final -spoiler- era esperado puesto que si le queda a esta generación una temporada más, era lógico que se reservaran su victoria para el año que viene, pero tampoco ha importado mucho. Veremos cómo cierran las tramas de todos los chicos con la tercera temporada, y a ver cómo será el nuevo reparto.

Saludos!

Miguel Ángel dijo...

Increíble que TWD y JDT digas que están sobrevaloradas y aparezca este panegírico por una serie que, con todos los respetos, no deja de ser simplemente entretenida, teen, y super-superficial. Ah, vale, debe de ser por la banda sonora, el elemento clave...

Paco Hernández dijo...

Miguel Angel- No se puede comparar una con otras, lo que es cierto es que a Glee no se le deja pasar ni una, que me parece muy bien, sin embargo a JdT y TWD si, nos conformamos con lo que nos ofrecen (que no está nada mal) pero sabemos que podrían ofrecer más, no debemos dejar que los éxitos que les preceden nos nublen la capacidad crítica hacia esas series, cuando lo único que conseguiríamos con ello es que mejorasen, sin duda alguna un buen objetivo no?

Miguel Ángel dijo...

La capacidad crítica está muy bien, pero hay que enfocarla, creo yo, hacia un objetivismo. No por criticar las series sobrevaloradas, según tú, van a mejorar. Todo es mejorable, por supuesto, y estas series también, pero, por favor, hoy por hoy, siendo imparcial, hay pocos productos televisivos que tengan tal calidad. En cambio, series como Glee, que en el primer episodio anunciaban algo fresco, algo para tomarlo con sentido del humor o para que no nos la tomáramos demasiado en serio, sí que se ha crecido, pero en un producto previsible, infantil y azucarado.
Otra cosa son los gustos, como los colores. Pero un poco de sentido común, por favor. A pesar de que el final de Lost fue poco menos que discutible (por no decir decepcionante) es innegable que se trata de una serie muy buena.
Al pan, pan y al vino...

Paco Hernández dijo...

Pues sinceramente, si JdT sigue por ese camino, el de acomodarse y estamos tan obcecados en no querer verlo que va a quedar en nada, hay series que se lo tienen que ganar: supernatural, Dexter, Lost, etc. y yo creo que JdT ya tenia media batalla ganada con los fans sólo por la puesta en escena, y no me parece justo.

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008