Dios sale de la máquina

O almenos eso signfica Ex Machina, una serie que me lleváis recomendando desde hace tiempo pero que nunca he podido comprar. Por suerte, una vez más, mi biblioteca sigue siendo como un barco español hundido en el caribe con tesoro incluído, y ese tesoro son los cómics. Bueno, vale, los libros también, pero es que no hay muchas bibliotecas como la mía, todo hay que decirlo.


Ex Machina, con Brian K. Vaughan como guionista (esto ya te asegura un mínimo de calidad) nos presenta la historia de Mitchel Hundred, un ingeniero civil neoyorquino que, después de tocar un extraño artefacto, adquiere la habilidad de comunicarse con cualquier tipo de máquina, desde una pistola hasta un ordenador pasando por un cajero automático. Lo dicho, cualquier tipo de máquina. ¿Y qué haríais vosotros con esa habilidad? Pues lo normal, convertiros en un superhéroe, y es lo que hace Michael, pasa a llamarse La Gran Máquina. Hasta que finalmente se convierte en alcalde de Nueva York. Pero esto es sólo el comienzo.


¿No me digáis que no es una buena premisa? Y ahí es nada, el dibujo es brutal y la historia engancha, y engancha mucho, tanto que en cuando pueda me acercaré a la biblio a por los otros cuatro voluménes puesto que tienen los cinco primeros. Lo mejor es que estás viviendo tres historias al mismo tiempo: mientras es alcalde, cuando era superhéroe y antes de adquirir sus poderes, a cual de ellas más interesante. Para rematar la jugada, el protagonista se rodea de unos personajes que adquieren personalidad propia ya desde la primera página en que aparecen. Es increíble como Vaughan los dota con vida propia con tan sólo tres viñetas, haciendo de esta manera una historia mucho más creíble.


Y nada, un buen cómic, sí señor, de esos que como sigan así os prometo que pasará a engrosar las filas de mis estanterías porque dan ganas de releerlo una y otra vez.

1 comentarios:

Merrick dijo...

Estupenda serie, aunque al cabo de 4 o 5 tomos va perdiendo algo de fuerza. Es curioso, porque la gente decía que Y, el último hombre era la hermana pobre de ésta (ambas de Brian K. Vaughan) y a mí al final me gustó más la segunda, aunque seguro que Vaughan consigue remontar ésta.

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008