Anecdotario: el del dia que fui médico en urgencias

Estaba ayer por la tarde hablando con un compañero de trabajo cuando recordamos algo que me había pasado hace 7 años y creo yo que es digno de contar porque, tal y como diría mi amigo Dani, esas cosas sólo me pasan a mi.

Volvamos atrás en el tiempo, año 2004, llevaba yo poco tiempo de funcionario interino y necesitaba hacer puntos para futuras oposiciones. Así que con una compañera de trabajo decidimos apuntarnos a un megacurso de Asistencia y Primeros Auxilios de, ni más ni menos, 40 horas. El curso tenía varias peculiaridades: la primera era el horario, totalmente fuera de oficina, dos días por semana de 8 a 10 de la noche. La segunda, que se realizaba en el hospital de mi ciudad Arnau de Vilanova y, la tercera y más importante, lo daban médicos de urgencias de diferentes especialidades. Hasta ahí la cosa prometía.

Así pues, comenzamos el curso con el responsable del mismo: el jefe de urgencias del hospital. Sólo empezar nos sorprendió un poco el tono del discurso puesto que vino a decir algo como que si ocurría alguna vez un accidente o nos encontrábamos en una situación parecida teníamos que intervenir, sólo por el hecho de hacer dicho curso, porque era nuestra responsabilidad. Me pareció un poco extraño puesto que normalmente lo que te dicen es que lo importante es avisar a los servicios de urgencias y después ayudar, si puedes y te ves con ánimo de ello. Dicho esto, y sin previo aviso, puso una diapositiva de un tio al que un hierro le atravesaba el pescuezo. Imaginad el gran "oh dios mio" de todos los presentes, a lo que el jefe de urgencias respondió con un "ji-ji-ja-ja" y... siguió así durante la hora y media que quedaba de clase. Que si una mano amputada, que si un corte en la cabeza, que si un accidente de tráfico. Fotos que ríete tú de las pelis gores, gracias a las cuales soporté la sesión como si nada. Cosa que no puedo decir de algunos compañeros que, además de blancos, acabaron potando.

Pero eso es sólo el principio, posteriormente llegó la clase de anatomía, dos horas hablando del cuerpo humano y de todos los huesos y, agarraos, de las consecuencia de la rotura de cada uno de ellos. Como nos pareció algo excesivo nos quejamos al profesor a mitad de la clase y éste se indignó porque, parece ser, que era nuestro "deber" saberlo O_O. Después vino la clase de RCP (reanimación cardio pulmonar) muy intensa y, finalmente, el gran anuncio: debíamos ir una tarde a hacer "prácticas y observación" al servicio de urgencias del hospital. Decir que nos quedamos de piedra es quedarse corto, llevábamos unas 20 horas de clases (muy heavies todas ellas) y había que ir a hacer prácticas a urgencias?! Locualoqué?! Nos quedamos tan sorprendidos que nadie se quejó, de modo que en función del día que fuésemos iríamos a una especialidad u otra. Mi compañera y yo fuimos un jueves.

Independientemente de lo que os cuente a continuación, nosotros tuvismos suerte porque nos tocó traumatología, a algunos compañeros les toco ir a "observar" gente recién llegada de un accidente de tráfico y creo que aún tienen pesadillas al respecto. En nuestro caso, eso sí, la cosa empezó mal porque llegamos a las 4 de la tarde y esperamos y esperamos y el traumatólogo no aparecía. Cuando lo hizo estaba muy enfadado porque nos esperaba en otro despacho y, por si fuera poco, no llevábamos batas. ¿Tenemos que llevar bata? SÍ. Así pues empezamos la "ronda", no veáis como te mira la gente cuando llevas una bata de esas... El caso es que lo primero en llegar fue un niño al que se le había roto el brazo. El traumatólogo nos enseñó la placa y se enfadó (¿?) porque no sabíamos como proceder, así que nos lo explicó: sedar al niño y acabar de romperle el brazo. En fin, decir que el sonido que hizo aquello me puso los pelos de punta es quedarse corto.

Después de eso, el médico dijo que lo esperásemos que iba a hacer no sé qué historia. Y así nos quedamos allí, recordando el "creck" hasta que, después de una hora esperando, llegó un celador con una placa de un hombre que venía con una pierna rota. Cuando el celador nos preguntó que qué íbamos a hacer ya no pudimos más, nos quitamos las batas y nos fuimos. Al salir nos encontramos al médico tomando algo en la cafetería y nos despedimos de él. Más adelante, por motivos de trabajo, coincidimos y es un tio muy majo, nos reímos mucho en su momento.

A todo esto el curso continuaba, llevábamos más de 20 horas de clases brutales de primeros auxilios y flipándolo mucho hasta que... le llegó el turno al ginecólogo. Parecía que iba a ser una clase más, el ginecólogo llegó y nos puso unos videos de partos: "ohhh que bonito", "oh mira como le ponen los puntos", "ohh mir... por dios que es eso!"... sin comentarios. Hasta que, de repente, sacó unos forceps y se puso a dar palmadas con ellos. Con cada "clanc" que hacía sonar las mujeres de mi curso se estremecían, botaban y mi compañera me clavaba las uñas en el brazo. La revelación fue la siguiente: "veamos, os voy a enseñar como sacar a un niño con forceps". ¡QUÉ?!!! Y fue entonces cuando dijimos "hasta aquí hemos llegado".

Justamente en nuestra clase estaba la jefa de formación de mi universidad y se encaró con el profesor diciendo que eso era ya demasiado. El ginecólogo, prepotente y muy cabreado, nos vino a decir lo siguiente:

Ginecólogo: ¡Nunca había visto una actitud así! ¡Esto debéis aprenderlo porque es vital! ¡Qué clase de camilleros no tienen un mínimo de formación
Jefa de formación: ...Estooo... "camilleros?"
Ginecólogo: ¡Sí! ¡Camilleros de ambulancia! O es que no conocéis el término!
Jefa de formación: Nosotros no somos auxiliares, somos funcionarios administrativos de la Universidad
Ginecólogo: ¿Qué?... me dijeron que este curso era para..
Jefa: No
Ginecólogo:
Jefa: Dios mio

Sí, señoras y señores, nos cascamos 30 horas de un curso para conductores y camilleros de ambulancia con todas las letras. De ahí el nivel, de ahí horas de análisis antómicos, diapositivas gores, vómitos y 3 horas de prácticas en urgencias.... ¬¬ Las 10 horas restantes fueron más "lights", vino un bombero y nos enseñó con un muñequito como reanimarlo, utilizar bolsas para el boca a boca, y poco más.

He recordado todo esto porque ahora tengo la posibilidad de apuntarme a un curso en mi trabajo para utilizar desfibriladores de urgencia. Aún no sé si apuntarme, pero si lo hago os aseguro que lo primero que haré al llegar al curso será dejar muy claro que soy un funcionario administrativo ;)

12 comentarios:

Pater dijo...

tremendus!
no acabasteis en medio de un conflicto bélico de milagro xD

Moe_Roronoa dijo...

Jajajajaja, ¡cómo me he podido reír!
Un poco más y salís de allí doctores y todo. ¡Qué fuerte!
Yo no podría haberlo soportado, yo y la sangre no nos llevamos muy bien (y eso que me encantan las pelis de vampiros, si, es raro, lo sé).

Gabriel Romero dijo...

Ja, ja, ja!! Qué fuerte!! ¿Pero dónde hicisteis esas prácticas?? Joé, yo precisamente soy médico de urgencias, y la mayoría de cosas que vemos son chorradas, tipo catarros y así!! Je, je!!

fer dijo...

fijo que si vuelves no te vuelves a encontrar nada de eso

Kikedck dijo...

Buff, lo he pasado mal tan solo con leerlo xD. Al menos las últimas horas no fueron tan "crudas"

DANIEL MAINÉ dijo...

jajaja madre mía, ¿Y si legan a confundiros con un curso de cirujano? ¿Os ponen a operar así a las bravas? jajaja, yo si voy a ese hospital, le pido titulos al que me venga a operar, por si acaso se han equivocado y es uno de un curso de mecanografía XD

Chacal (Oscar Ferrer) dijo...

Cuando el puesto de Doctor (WHO) esté libre siempre puedes aspirar a él.XD

Paco Hernández dijo...

Pater-No, el conflicto bélico se originó en clase el día de los forceps XD

Moe-Pues las diapositivas eran muy muy fuertes...

Gabriel-Pues en el Arnau de Vilanova, el dia anterior había habido un accidente y a nosotros nos llegó un niño con el brazo roto

fer-No, ya quedó claro el malentendido en su día XDD

Kikedck-ves? luego el resto nos supo a poco jajaja

Dani-Pos al final conocimos a un par y son tios la mar de majos :D

Chacal-Shhh eso el año que viene cuando acabe la tesis :D

Mikel87 dijo...

jajaja, podría ser peor, podrían haber pensado que os dedicabais a las autopsias, jeje. Mira el lado bueno, lo pasáteis mal pero es una anécdota muy divertida para contar.

Kenuxo dijo...

Maaaaaaaaaaaadre mia!!! Lo que me he reido! Miralo por el lado bueno, si te encuentras en un taxi y alguien se pone de parto... ya sabes usar un forceps xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

- YOGUR - dijo...

Estás describiendo mi día a día actual XD

Bree dijo...

Oye, pues yo estando tú y tu compañera, me siento segura...como las compresas...¡vaya clases! Lo siento pero me he reído mucho...

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008