El Bitter Kas Maldito

Me ha llevado casi dos semanas centrarme y recuperar la "normalidad" después de lo de mi madre, a todo eso, está bien, vamos poco a poco pero se espera un final feliz porque la cosa ha tenido arreglo. El caso es que llevaba tantos días sin acercarme por aquí y sin escribir, con tantas cosas en la cabeza, que incluso he llegado a debatir conmigo mismo sobre cual sería mi post después de tantos días. Y es que tengo que contar muchas cosas (por supuesto frikadas el 99%), pueden que os interesen o puede que no, pero cosas mías al fin y al cabo. Así que de repente decidí que empezaré por como empezó todo la noche del infarto de mi madre, empezaré por el Bitter Kas maldito.


No sé vosotros pero yo soy más nocturno que otra cosa, y no estoy hablando de salir de fiesta y demás, no, sino al hecho de que me concentro mucho mejor de noche. A partir de las 22 horas todo cambia, se vuelve más tranquilo y relajado, el día ha pasado y en ese íntervalo entre un día y otro es cuando uno crea una burbuja en la que es independiente del tiempo y pocas cosas le afectan. Es entonces cuando soy productivo, cuando escribo o me dedico a las mil historias que hago que no tienen nada que ver con mi curro. Además, me suelo acompañar bien, algo calentito como un vaso de leche en invierno o un refresco en verano.


Creo que no lo había contado nunca pero, aunque soy fan acérrimo de la Coca-Cola, me encanta el Bitter Kas. Ya bien sea para un aperitivo, tomar algo con los amigos o cuando me preparo el chiringuito en el sofá muchos días junto con pipas, cacahuetes y otras mierdas para ver series de televisión, pelis o lo que venga. El caso es que esa noche, la del 19 de junio, a eso de las 2 de la mañana estaba ya sentadito delante del pc dispuesto a currar en Cool Universe cuando decidí abrir el Bitter que tenía al lado.


Fue entonces cuando sonó el teléfono.


¿Sabéis eso de que nunca pasa nada bueno a partir de las dos de la mañana? Bien, pues es verdad. Era mi hermana, y el resto ya lo sabéis. Así que salí disparado y no volví a casa hasta las 2 del mediodía del día siguiente. Y allí estaba, aún todo el chiringuito montado. Dejé el Bitter en la nevera con la esperanza de tomármelo otro día. Ese otro día fue el lunes 22. Estaba agotado, cansado y de malhumor, pero decidí que debía sentarme a comer como dios manda, así que me preparé el bitter y una pizza, ea mis ovarios. Volvió a sonar el teléfono, era la llamada que nos decía que mi madre debía ser ingresada en la Vall d'Hebron de Barcelona (yo vivo en Lleida) para ser operada. Allí se quedaron la pizza y el bitter. No volví hasta dos días después para recoger algo de ropa porque sabía que me tendría que quedar unos días en barna. Dejé de nuevo el refresco en la nevera.


Unos días más tarde volví a Lleida expresamente para hacer un examen (algún día os hablaré de la "humanidad" de los procesos selectivos en según que puestos de trabajo) y aproveché para lavar ropa y llevarme de repuesto. Como era seguro que tendría que quedarme en un hostal hasta que mi madre estuviera en planta decidí aprovisionarme de algunas porquerías y bebidas, entre ellas el dichoso Bitter Kas.


A la semana siguiente, después de que la operación saliera perfecta y mi madre ya llevaba casi una semana en planta y la mar de bien decidí que necesitaba descansar, de modo que contraté una noche de hostal. El plan era perfecto: volver al hostal cuando ella durmiera, leer, beber mi refresco, comer alguna porquería y dormir en una cama para recuperar fuerzas ante la semana que me quedaba. Pues bien, 10 minutos antes de irme mi madre tuvo una embolia (gracias a dios fue algo pasajero y sin secuelas) con lo que ya no me moví de ahí hasta que mi hermana vino a relevarme 5 días después.


De vuelta en Lleida, como no, me traje todo lo que me había sobrado, de modo que el Bitter se quedó de nuevo en la nevera. Sí, tenía más, pero a ese estaba empezando a cogerle cierto "cariño". Y si creéis que la cosa acaba aquí lo lleváis claro. Gracias a dios sólo me quedan dos meses, pero soy el presidente de mi comunidad de vecinos, además en un año especialmente duro por culpa de los morosos y algún que otro capullo. El caso es que hace unas tardes, cuando ya estaba más tranquilo, decidí sentarme a ver el DVD que compré de The Big Bang Theory, que comportó de nuevo montar el chiringuito.


Me senté en el sofá y me puse a un lado un montón de pipas, y al otro patatas fritas de esas light sin aceite que me vuelven loco. Por si acaso cogí también unas galletas de canela (pensad que en 3 semanas y con la "dieta del disgusto" he llegado a perder 7 kilos) y algo de palomitas. Como no, también el Bitter Kas. Me acomodé, encendí el DVD, le dí al botón del menú, abrí el refresco y... sonó el timbre de la puerta. Sí, sí, habéis leído bien y lo repito: "abrí el resfresco y... sonó el timbre de la puerta". Era la vicepresidente de la comunidad que venía a contarme lo mal que habían ido las cosas en esos días y como habían pospuesto cosas hasta que yo llegase porque... mejor me callo o lo que diría sería muy fuerte. Yo la estuve escuchando atentamente durante un cuarto de hora, asintiendo impasible y tomando nota.


Después cerré la puerta, me fui al comedor, cogí el Bitter Kas, lo llevé al cuarto de baño, lo tiré por el retrete, me meé encima, escupí y luego tiré de la cadena. Regresé al comedor con dos Bitter nuevos y me los bebí viendo The Big Bang Theory.

12 comentarios:

Nacho dijo...

Menos mal que no te lo bebiste, seguro que en lugar de Bitter lo que había en la botella era meados del mismísimo Satán. Menuda mala folla la botellita de los cojones...

Saludos!

Pater dijo...

éstá claro, ese bitter no debía ser bebido bajo ninguna circunstancia... aunque igual era un brebaje mágico perdido que tu archivillano impidió que bebieras para que no te convirtieses en chachipaco, quién sabe...

pero rediós, menuda época has pasado... raro será que no te hallan salido canas de la tensión :(

pero cuando lo malo hunde, lo bueno te da aire y el tiempo te levanta... ya estás otra vez con todos nosotros :)

(yo soy fan del nestea ;)

un abrazo!

Dani Serrano dijo...

Y después de todo éso aún te atreves a abrir otro Bitter Kas?? xd

Me alegro de que todo vaya bien!

Por cierto, posiblemente en septiembre me vaya a currar a Barcelona definitivamente y vuelva a estar disponible para CU y lo que sea ;)

Mikel87 dijo...

Que mal rollo el Bitter-Kas, menos mal que has acabado con el de una vez por todas.

Libussa dijo...

Dioses, era un Bitter Kas maldito que te vampirizaba la energía.

Qué fuelte. Estas cosas dan para un relato, y encima bueno.

Me alegra que la mejoría de tu madre vaya bien, lo peor ya ha pasado.

+1 al Club de Fans del Nestea. Yo no sé qué potingue adictivo le echan, pero algo tiene.

-=CID=- dijo...

Me gusta más la Coca Cola, el sabor del Bitter Kas no me acaba de gustar, y menos si está maldito.

Angel "Verbal" Kint dijo...

Hizo bien en tirarlo y mearse encima si señor...
un abrazo de animo!

p.d. quién quiere Bitter habiendo cocacola light!!!

Merrick dijo...

Jo, casi me sabe mal reirme con todo lo que implica la historia, pero lo cuentas con tanta gracia y tanto sentimiento que acaba siendo divertido.

En fin, esperemos que "Er mardito biterká" no se despidiera con un "Volveré!!"

Oneyros dijo...

Pues como muchas veces estoy de acuerdo con el amigo Merrick, aunque es una historia triste me alegro que al menos nos la cuentes y tenemos de nuevo la oportunidad de tenerte por aqui. Que se me habia olvidado lo mucho que me gustan tus anecdoticos posts!

Por cierto, espero que de esta experiencia hayas salido mas fuerte y no te desanimes, como dice el sabio papa Wayne:
"¿Para que nos caemos?
Para aprender a levantarnos"

PD: Como Pater yo tb soy fan de Nestea

Conner Kent dijo...

Ains, vaya mierda de escritor que soy, si yo quería que fuera una historia divertida, aparte de los apartes, finalmente es algo de lo que me pueda reir, en fin, tengo que mejora muuuucho (a ver si el maestro Bram me sigue dando clases,XD)
Por cierto, el Nestea me gusta pero a algo debo ser intolerante porque cada vez que lo he tomado me he puesto malo del estómago y con náuseas O_O

Goku_Junior dijo...

Pa averse matao xD jajajja, enserio, quitando lo de tu madre, es pa monologo. Menudos días has tenido, a ver si te puedes tomar unas vacas para recuperarte y mandar a la mierda la presidencia aunque no puedas volver a decir "esta nuestra comunidad".

Libussa dijo...

Re'vuelvo' para enseñarte una cosita que me han pasado:

http://noesbuenosersincero.blogspot.com/2009/07/bear-grylls-el-farsante-que-te-costara.html

¿Otra semana de descanso? Di que estás bien, al menos.
¿Regresó el fantasma del Bitter Kas? ¿Ahora ves botellines vacíos en la oscuridadad?

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008