ESTACIÓN ESPACIAL DESEO, EL REGRESO DE KONRAD Y PAUL

Después de más de 30 novelas gráficas, más de 5.000 páginas, más de 500 personajes y cientos de tiras podemos decir, después de leer Estación Espacial Deseo, que Ralf Konig está más en forma que nunca y que su obra destila FRESCURA. 

El tebeo nos trae de vuelta ni más ni menos que a Konrad y Paul, tal como nos anunció hace más de un año el propio Konig el Saló del Cómic de Barcelona. En esta ocasión descubrimos la faceta de Paul como escritor de novelas eróticas gay y la última en la que está trabajando: Estación Espacial Deseo. Al mismo tiempo tiene que escribirla mientras visita en Frankfurt a su hermana porque ésta está a punto de dar a luz y, como no podía ser otra, Paul se queda encandilado con el marido de su hermana. Además, descubrirá que en Frankfurt... tiene fans de sus novelas. 

Tal y como os decía al principio, después de tantos años, después de tantas historias y después de tantas idas y venidas de Konrad y Paul los diálogos de Konig se muestran más frescos que nunca, inundándonos en situaciones cotidianas de los personajes que, aunque parezca que ya las hemos vivido, siempre tienen algo que aportar. Y, como no, humor, mucho humor, muchas risas y muchas situaciones para partirse la caja.

Eso sí, esta vez, y gracias a la charla que tuvimos con el autor en Barcelona he podido fijarme más y descubrir partes de él mismo en el personaje de Paul como escritor, siendo quizás un homenaje su profesión como dibujante y algunas críticas que ha recibido sobre el mismo. Ejemplo, las críticas sobre cómo dibuja y retrata a las mujeres.

Sin duda, compra obligada, tanto si eres fan del autor como sino, porque si no lo eres esta obra quizá es un buen momento para comenzar.


PD: lo que me he reído con la parte novelizada XD

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008