El 50 aniversario de Doctor Who, toda una aventura (con Spoilers)

Parece mentira que hayamos tenido que esperar un año medio, cuando te lo dicen se te hace eterno pero cuando te das cuenta ya ha pasado. Y es que la BBC preparó un 50 aniversario a lo grande y que podríamos dividir en tres partes:

En primer lugar la emisión de An Adventure in Space and Time, algo que, personalmente, no tenía ni idea de que se iba a emitir y que ha tenido un éxito brutal, totalmente merecido. Se trata ni más ni menos que de un telefilm donde nos narran los comienzos de la serie, cómo se ideó, cómo se escogió al primer doctor, como fueron las grabaciones, de donde surgieron las ideas y, por desgracia, como, y por qué,  fue la primera regeneración. La película en sí ya conlleva una ligera carga emocional a medida que se va sucediendo la creación de la serie pero es, sin duda, la aportación de los actores la que la convierte en una película que yo mismo hubiera ido a ver al cine porque hubiera valido la pena. No es hasta que termina que te das cuenta, mediante los créditos, de lo terriblemente bien que han sido escogidos los actores hasta el punto de parecer copias de los personajes reales a los que interpretaban. No deja indiferente a nadie Verity Lampert (interpretada por Jessica Raine) de quien hace poco pude leer su obituario y os tengo que decir que me emocionó bastante, ya que refleja lo que pudimos ver en la pequeña pantalla: una mujer luchadura que tuvo que labrarse su camino, pero sin dejar sus sentimientos atrás. Es, sin embargo, David Bradley, interpretando a William Hartnell, el primer Doctor, quien nos roba el corazón de principio a fin, el cambio que sufre mediante su experiencia como Doctor pero sobretodo, esa escena... ya sabéis ESA ESCENA, que es la gota que colma el vaso emocional del film y que consigue que derrameis una lágrima tras otra al final. 

En medio, y justamente eso, en medio, The Day of the Doctor: muy emotivo, divertido, algo dramático y con momentos que siempre hemos soñado... pero, y es un gran PERO, demasiado complaciente con los fans. Y es lo que nos ha ocurrido a todos los fans. Los que no seguís Doctor Who y estáis leyendo esto me váis a mandar  la mierda pero es que nos han dado todo lo que pedíamos, incluso un final redondo, y en Doctor Who, esto no siempre es así, nos ha faltado cierto... tormento, cierto drama. Eh, que no digo que el capítulo sea malo, al contrario, de lo mejorcito que hay pero todos tenemos esa misma sensación ¿verdad? William Hurt estuvo genial, Tennant estuvo genial y Smith estuvo genial, chistes, huevos de pascua, y referencias incluídas. Ahora bien, a pesar de que me agradó la aparición del final en el museo, creo que sobrava, y le dió un grado de pastelosidad al capítulo que no hacía falta. Me quedo con la parte final de "la batalla" y con lo que ha sido bautizado como "la mirada Capaldi" que ya de por sí nos puso los pelos de punta.  Sin embargo, ha quedado, en parte, ensombrecido por An Adventure in Time and Space y lo que viene a continuación: The Five(ish) Doctors, de media hora de duración y donde aparecen ni más ni menos que Peter Davison, Colin Baker y Sylvester McCoy en una desternillante parodia-reboot de "Los Cinco Doctores" que, además, cuenta con cameos que no os voy a desvelar pero digamos que algún que otro conocido saldrá mal parado por comentarios y demás. 


En definitiva, una triple celebración donde justamente el especial del 50 aniversario ha quedado justamente ensombrecido por dos especiales (uno de drama y otro de comedia) que no esperábamos que fueran a ser las estrellas el fin de semana pasado y que, a pesar de todo, no nos importa y lo único que queremos son packs de dvd con todas las temporadas y los extras incluídos. ¡POR EL AMOR DE DÍOS, SÓLO QUEREMOS ESO! ¡NO ES MUCHO PEDIR! Ah, y a ser posible, todo bien ordenadito.


Ala, y buen finde

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008