El Velo y El Bosque de los Suicidas, tarde o temprano...

Cuando algún conocido te recomienda a un autor muy mucho debe ser por algo, y en el 90% de las ocasiones tienen razón, el otro 10% es por culpa del "pagustoscolores" y ya entramos en factores que soy incapaz de concretar. A lo que íbamos, Pater y Abel García me recomendaron hace un tiempo El Velo y si os soy sincero pues no tenía mucha idea ni de qué iba ni quien era el autor (eso os pasa por llamarme experto en tebeos cuando en lo único en lo que soy experto es en pizzas), así que tomé nota y yastá. Yasta hasta el pasado Salón del Cómic de Barcelona cuando tuve la ocasión de asistir a la megasesión de firmas de Fnac.

Mientras daba una vuelta por el centro comercial ojeé un par de veces El Velo y otras dos El Bosque de los Suicidas hasta que recordé que Pater me lo había recomendado. Luego ví que los autores (El Torres y Gabriel Hernández) firmaban esa tarde. Así que, como no llevaba mucho gastado en el salón, pensé que podría pillarme los dos ejemplares ya que almenos visualmente tenían muy buena pinta y de paso aprovechar si me sobraba algo d tiempo para que me los firmasen. De modo que los compré y a última hora pasé por la cola, fuí de los últimos así que tuve suerte y conocí a los autores e incluso me firmaron un ejemplar, dibujo incluído. Dos tios mu majos la verdad sea dicha, aunque pasé algo de apuro cuando El Torres me preguntó "¿Lo has leído?" Ofú... no pude mentír así que dije la verdad "No, Pater (que al parecer lo conocía) me lo recomendó así que por eso los compro". Sé que queda algo feo pedir que te firmen algo que todavía no has leído pero bueno, tenía el presentimiento que me iba a gustar. Y acerté, dos de las mejores novelas gráficas que he leído en mucho tiempo, podría llamarlos comics pero hay tantas mierdas hoy en día a las que llaman novela gráfica que me voy a permitir el lujo de nombrarlas así, no sé, dan más categoría y, además, se lo merecen.

¡Pero pasemos a lo que cuenta! El Velo narra la historia de Chris Luna, una investigadora privada que tiene el don de hablar con los muertos y éstos le pueden decir quien los ha asesinado (si es el caso, claro). Hasta ahí vale, hasta que recibe una carta de su pueblo natal debido a que ha heredado la casa de una tía suya que falleció hace meses. Abrumada por las deudas decide volver al pueblo para venderse la casa y allí descubre que algo... va mal. Algo malvado y relacionado con su pasado y su "don" acecha al pueblo entero, algo que está a punto de ocurrir y Luna no es capaz de descrifrar el qué. Bien, con esto tenemos una de las mejores historias de terror que he leído en mucho tiempo. La atmósfera que crean los autores, pese a que recuerdan al estilo de las historias de miedo japonesas, no deja de abrumarte continuamente y eso es bueno ya que quiere decir que se te ha metido dentro del cuerpo. El guión no sólo está preparado para pillarte por sorpresa en el momento adecuado sino que el dibujo lo acompaña de manera que puedes incluso oir la música de terror sonando más fuerte en el momento justo como si se tratase de una película proyectándose en una sala de cine. Es una historia cruel, de horror más que terror y donde no se cortan un pelo. En definitiva, si te va ese género es imprescindible para vuestra estantería.

Ahora bien, en cuanto al Bosque de los Suicidas, pues no es tan buena como el anterior, que va, es mejor. Me gustó tanto que me lo leí dos veces este mismo sábado, acabé a las tantas de la madrugada, encogido en mi sofá y superemocionado cerré la tapa, la abrí y lo volví a leer. En esta ocasión El Torres y Gabriel Hernández nos cuentan la historia de Aokigahara, un bosque al que acuden personas a suicidarse. En él trabaja Ryoko, una joven guarda forestal que se dedica a recoger los cuerpos de esas personas. Pero hay más, una vez los recoge, se encarga de que su espíritu vaya al Otro Lado sin causar daño alguno. A su vez, Alan, un "gaijin" deja a su novia sin saber que eso provocará un futuro encuentro con la joven guarda. Y hasta ahí puedo leer. No voy a hablar de lo bueno que es el guión ni de la calidad gráfica de la obra en aspectos técnicos. ¿Para qué? Lo voy a simplicar diciendo que ojalá lo pasaran a película porque sería la leche. Es un gran tebeo, una novela gráfica digna de vuestras estanterías.

Puede que no hoy, puede que mañana o puede que pasado pero tarde o temprano os haréis un autoregalo o alguien os querrá regalar un "tebeo", pues bien, El Velo y El Bosque de los Suicidas deben estar los primeros de la lista, avisados estáis, ea.

7 comentarios:

Pater dijo...

BIIIEEEEEEEENNNNNNNNN :D

Chacal (Oscar Ferrer) dijo...

Fíjate tú que es una tonteria, pero ese de El velo ya va varias veces que lo veo en las bibliotecas (no en una, encima en más de una) de donde vivo pero nunca me acabo de decidir por él porque me pienso que será una historia de moros o algo así (si, ya sé lo que hace la ignorancia, también en un principio pensaba que V de vendetta era una historia de mafiosos, el título suena a eso, ¿no?)

Del otro si que desconocía cualquier referencia previa pero tomo nota del consejo y en cuanto se tercie será lectura para mis pupilas.

DANIEL MAINÉ dijo...

Pues ahora me ha picado la curiosidad, cuando acabe con toooda la lectura atrasada del salón, buscare estos dos tomos! :-)

Dani Serrano dijo...

Pues yo se los pediré con descaro al amigo Paco, a ver si cuela... y si me gustan mucho ya me los compraré :D

Conner Kent dijo...

Pater-Tu te has leído el del bosque también?

Chacal-que va que va, pues si puedes píllado porque te lo recomiendo bastante, te va a gustar

Daniel Mainé-Sino ya te los dejaré ;)

Dani-Jajaja pues cuando quieras te los llevo :)

Chacal dijo...

Ya he cogido El velo. Ahora a ver cuando me lo leo... pero ME LO LEO, tu recomendación bien lo merece.

Conner Kent dijo...

tranquilo que no te decepcionará :)

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008