El caso de la fiesta de disraces

Como todos sabréis el padre de Conan es un conocido escritor de libros de misterio e intriga. Y como sucede cada vez que se publica un libro suyo se celebra una fiesta para la presentación del mismo. Esta vez era una fiesta especial puesto que el autor estrenaba un nuevo personaje, el barón zurdo. Al parecer era un nuevo enemigo para el protagonista de los libros del padre de Conan y eso creó gran expectación. Como no, Conan, Ran y Mouri fueron invitados a la fiesta. Pero la sorpresa fue grande cuando llegaron a la fiesta y...
Conan--¡Pero si están todos disfrazados del barón zurdo!. No me lo puedo creer, ¿han venido todos disfrazados igual?
Ran—Si, esto es muy raro, ¡se parecen todos!
Kogoro--¿De qué os extrañáis? Lo ponía en la invitación, mirad- Kogoro enseña a Ran y Conan la invitación- dice: “Se ruega a los asistentes que vengan disfrazados de el barón zurdo”.
Conan—Es muy raro, pero la verdad es que aquí sería difícil encontrar a alguien...

“Y que lo digas”. La voz venía de alrededor de ellos, pero había tanta gente disfrazada igual que no sabían exactamente quien lo había dicho hasta que uno de los personajes se quitó la máscara.
Toriyama—¡Buenas noches! Dejen que me presente. Soy Orlando Toriyama, jefe de relaciones públicas de la editorial. Les estaba esperando. El señor Yusaku kudo (padre de Shinichi), que por desgracia no ha podido asistir a la fiesta, me pidió que por favor les acompañase en todo momento.
Conan—Mi padre es de lo que no hay—pensaba el pequeño detective-.
Ten-Shin-Han—Buenas noches también, soy el señor Ten-shin, ayudante del señor Toriyama.
Toriyama--¿Ya tienes las entradas para la presentación del libro?
Ten-shin—Ahora mismo se las haré llegar señor.
Ran--¿Entradas? ¿Qué entradas?
Toriyama—Verán, la verdad es que no nos esperábamos que asistiese tanta gente al evento, así pues para ver la presentación en video del libro en la sala de proyecciones hemos decidido dar unos tickets con el sitio indicado a sentarse para que no haya problemas. Pero tranquilos que para ustedes el señor Kudo les ha reservado las primeras filas.
Conan—Disculpe una cosa señor, ¿porqué va todo el mundo disfrazado de el barón zurdo?.
Toriyama—Bueno, esto creo que es algo que no le va a gustar quizás al señor Kudo y que ha sido una sorpresa para nosotros puesto que aún no sabemos quien ni porqué puso eso en las invitaciones. Ya veremos como afecta esto a la publicación del libro, de echo incluso puede ser un aliciente, para...
Justo en ese momento una jarra de zumo de naranja era derramada sobre el señor Toriyama.
Camarero—¡Lo siento! ¡Lo siento de verdad! Ha sido culpa mía.
Bulma Aegawa—Tranquilo no ha sido culpa suya, el señor Toriyama ha sido un torpe toda su vida y lo seguirá siendo.
Ran--¿Y ésta quién debe ser?
Conan—Es la presidenta de la editorial de mi padre.
Ran--¿De tu padre?
Conan—¡No!...esto...me confundí, del padre de Shinichi-en ese momento un sudor frío recorrió por el cuerpo del detective, el más mínimo fallo y Ran podría descubrir quien es-.
Pero su conversación fue interrumpida por la mirada llena de ira del jefe de relaciones públicas a la directora. Ran, Conan y Kogoro no sabían qué decir en una situación así hasta que el señor Toriyama se dirigió de nuevo al camarero.

Toriyama--¡Y que hace usted ahí tan embobado! ¡¿Acaso ni tiene otras cosas que hacer?!
Camarero—Perdonen, pero yo venía a traerles las entradas, de parte del señor Ten-Shin. Dice que ya pueden dirigirse a la sala puesto que la proyección comenzará en un cuarto de hora.
Bulma—Muchas gracias, ya puede continuar con sus quehaceres. Bueno, señor Conan, señor y señorita Mouri, deseo que todo sea de su agrado, me gustaría acompañarles a la proyección pero he de preparar un discurso para la conferencia de después. Si se les ofrece algo estaré en mi despacho, está justo detrás de la sala, al lado de la lavandería.
Conan—Muchas gracias señora.
Toriyama—Vaya, no me da tiempo a cambiarme de ropa, en fin, les acompañaré así a la proyección y disculpen las molestias.
Ran—Tranquilo, no pasa nada.

Así pues nuestro amigos, junto con el señor Toriyama y Ten-Shin, se dirigieron a la sala de proyecciones donde tenían asientos reservados en...
Conan—¿...las primeras filas? Con tanta gente delante no veo nada..¡ y como todos llevan sombrero!!.
Toriyama—A ver pequeño, ¿qué número llevas?
Conan—El 5-23.
Toriyama—Ah! Tranquilo, yo llevo el 5-21, al lado del pasillo, mira ponte tú ahí al lado del pasillo que yo me pondré entre tu y Ran. Así podrás ver mucho mejor ¿vale?

Y así fue, Toriyama se situó entre Ran y Conan y Ten-Shin al lado de Mouri. Veinte minutos después la proyección había acabado y nuestros amigos se marcharon a ver a la directora para comentarle el video. Pero la sorpresa fue mayúscula cuando llegaron y la encontraron asesinada en el despacho. Tenía un disparo en la frente y estaba sentada en su sillón de cara a la puerta. Minutos después llegaba el inspector Megure con el resto de la policía.

Megure--¿Porqué siempre estáis vosotros metidos en todos estos líos?
Conan—Cosas del azar.
Megure—Está bien, comenzaremos por interrogar a todos los testigos, aunque esto va a ser un infierno, hay unos 250 invitados. En fin cosas del trabajo, lo que si haremos será empezar mirando la cámara de seguridad del despacho de la directora.
Toriyama--¿Qué? ¡¿Una cámara?!
Megure—Sí, una cámara de vigilancia.
Conan y el resto de los allí presentes vieron la cara que Toriyama ponía y se sorprendieron. Y no es de extrañar porque cuando vieron las cintas observaron que esa misma noche, alguien disfrazado de barón zurdo mantenía una fuerte discusión con la directora Bulma. En el vídeo se veía como justamente por la puerta en ese momento pasaba el camarero que había tirado el zumo de naranja.
Megure—Busquen a ese camarero por favor... Ahora bien—dijo dirigiéndose al señor Toriyama--¿es usted ese?
Toriyama—Si...esta tarde hemos discutido.
Kogoro--¿Sobre qué? La directora parecía muy enfadada...
Toriyama—Nada, discusiones de siempre, no era para tanto.

Seguidamente vieron la cinta del suceso. Bulma estaba trabajando en su despacho cuando de repente entró un hombre vestido del barón zurdo y disparó a quemarropa contra ella, todo fue muy rápido y el hombre salió corriendo. En ese momento intervino Conan.+
Megure—Lo que faltaba, ¡encima iba disfrazado! ¡Y todos los invitados iban disfrazados!
Conan—Ja, ja, que asesino más guarro...
Ran--¿Porqué dices eso?
Conan—Mirá lleva toda la camisa manchada.
Las miradas fueron dirigidas ene se instante hacia el señor Toriyama, puesto que él tenía la camisa manchada del zumo de naranja.
Toriayama—No...no creerán que...que fui yo...¿verdad? Es imposible, miren la hora de la cinta, yo estaba con ustedes viendo la proyección.

Conan se percató y eso le sorprendió, era cierto, él les había acompañado, al igual que Ten-shin durante toda la proyección, y aunque la sala estaba a oscuras si se hubiese levantado en cualquier momento o él o Ran lo hubiesen visto. Más tarde encontraron el arma homicida en una papelera justo a la entrada de la sala, había sido lavada y no había huella alguna.

Camarero—Si, lo recuerdo, al parecer la señora Bulma quería despedir al señor Toriyama-Esas fueron las declaraciones del camarero ante Megure, el cual preguntó a Toriyama si era cierto y éste respondió que si.--¿Dónde estuve yo durante la proyección? Uf, trabajando, llevé a lavar muchos disfraces—Cosa que uno de los agentes comprobó puesto que la lavadora había sido puesta durante la proyección y los disfraces aún estaban mojados.

Así pues Megure decidió arrestar al señor Toriyama como presunto homicida.
Toriyama--¡Sí! Es cierto, me iba a despedir, pero yo no la maté, y si lo hubiese hecho tengo coartada, ¡estuve todo el rato durante la proyección!.

Conan en cambio seguía dándole vueltas al asunto: “Es cierto, pero según el vídeo tuvo que ser él, la mancha lo ha delatado, fue un asesinato a sangre fría y premeditado y por culpa del zumo de naranja, pero no lo entiendo, ¿cómo pudo salir de la sala de proyecciones sin que ni yo ni ran lo viésemos? ¡Es imposible! Lo hubiésemos visto, además, parecía como si no supiese...no sé, es muy extraño es tan fácil y tan difícil al mismo tiempo, tan... un momento! ¡Difícil! ¡Imposible! ¡Eso es! ¡Qué idiotas hemos sido!”.
Seguidamente Conan apuntó su reloj a Kogoro Mouri y empezó a resolver el caso...¿y tu? ¿ya lo has resuelto?

4 comentarios:

Culgan dijo...

Jojojo, me encanta este post, muchas gracias por ponerlo!!! ^_^
No, aún no tengo la respuesta, pero me voy a pegar toda la tarde rompiendome la cabeza haber si saco algo en claro.

Kaworu dijo...

Ni idea y paso de calentarme la cabeza, llevo una insolacion terrible encima y no estoy en condiciones. Pon la respuesta pronto XD

Conner Kent dijo...

cuñgan-jejeje gracias hombre

kaworu-naaah, hasta el sábado no la pongo, de todas formas resérvatelo para más adelante :)

Kaworu dijo...

Me arriesgare de manera tonta:

Fue el camarero que disparo, primero mancho el vestido de Toriyama, cuando empezo la proyeccion se puso un vestido, lo mancho igual, entro a disparar y se fue a lavar vestidos. El movil es que el señor Toriyama lo trataba mal y la directora... algo.

Creo que no tiene ni pies ni cabeza

 


The man of tomorrow - Templates Novo Blogger 2008